Sucedió en la ciudad de Rosario.

En la madrugada del jueves, se registró un accidente llamativo en las calles rosarinas donde un taxista terminó con su vehículo incrustado en un pozo de seis metros de profundidad.

Según detallan los medios locales, en la zona se ubicaban una vallas preventivas, que minutos antes habrían sido removidas por terceros. De este modo, el conductor al pasar por la zona no logró divisar el pozo y quedó atrapado.

El chofer de taxis fue asistido por el servicio de emergencias con heridas leves. Personal de Bomberos locales trabajaron en el lugar, para remover al vehículo, un Renault Loga, que empezaba a derramar combustible.