Los hechos ocurrieron en agosto de 2021 en Anisacate. La víctima sufrió graves secuelas.

A nueve meses del hecho, Marcelo Gilabert continúa exigiendo justicia. Con varias intervenciones quirúrgicas y otras tantas por hacer, este vecino de Anisacate lucha no porque su atacante vaya presa, pero también para recuperar su casa ya que hoy se encuentra “prácticamente en la calle”.

En agosto de 2021, el hombre regresó a la vivienda que compartía con su ex pareja, a fines de retirar sus pertenencias. Ese día, ella lo esperó con un balde con agua hirviendo escondido y ni bien la víctima se descuidó, se lo arrojó encima provocándole graves heridas.

Marcelo sufrió quemaduras de 1° grado en el 35% de su cuerpo y desde entonces su vida no volvió a ser la misma.
“Estoy seguro de que si hubiese sido a la inversa, yo estaría preso. Parece que la justicia es sólo para las mujeres porque a ella nunca la detuvieron. Esto fue un intento de homicidio pero ella sigue libre como si nada”, expresó la víctima.

La causa está en manos de la fiscalía de I instrucción de Alta Gracia y, según Gilabert, “como el día uno”. La agresora está imputada de “Lesiones graves” mientras reside en la casa que era de su víctima y él, está en la calle.

“Mi vida cambió por completo, no tengo trabajo y ni siquiera donde vivir. Hoy estoy parando en un depósito porque en la casa se quedó ella. Además me tienen que hacer una cirugía estética y vivo constantemente con cremas y en tratamiento”, añade el hombre quien amenaza con encadenarse en la fiscalia de no tener respuestas.

“A mi la justicia me abandonó”, culmina.