El adolescente de 17 años, murió por los disparos de policías, luego de que su amigo no frenara el auto en un control del centro de Córdoba.

Un jueves de luto para Córdoba, luego de que una persecución policial en horas de la madrugada, derivara en la muerte de un adolescente de 17 años. Valentino Blas Correas recibió un disparo mientras iba a bordo de un auto con sus amigos.

Blas era un joven de 17 años, alumno del colegio San José, ubicado en Independencia al 300, centro de Córdoba. Personas allegadas, que lo conocían, aseguran que era un excelente alumno. La noche del miércoles, madrugada del jueves, decidió reunirse con sus compañeros, todos ellos transitando el último año de la secundaria.

Blas falleció a causa de un disparo efectuado por un oficial de policía, que impactó a la altura de su omóplato aproximadamente. Según el testimonio de sus conocidos, Blas jugaba al fútbol y además hizo karate en el instituto Miyazato.

El joven, hincha de Belgrano, era nieto de Miguel Ángel Laciar, un procer del fútbol cordobés. El “Pato”, fue el cerebro de uno de los grandes equipos de Belgrano durante la década del 70´. Desde la cuenta oficial del club comunicaron sus condolencias a la familia de Blas.

Blas murió la noche en que salió con sus amigos del colegio, para tomar unas cervezas en un bar. “No hicieron nada, solo se asustaron”, es lo que afirman todos los familiares de las víctimas.