En horas de la tarde del día jueves 30, policías de Ticino observaron a dos jubilados en una sucursal bancaria hablando por teléfono y se acercaron para corroborar si los abuelos estaban siendo víctimas de una estafa telefónica.

El personal policial logró detener el hecho delictuoso ayudando a la mujer de 67 y al hombre de 65 años de edad a bloquear las tarjetas dado que habían dado sus datos personales junto con las claves bancarias a la persona con la que se estaban comunicando anteriormente.

El método de la estafa fue mentirles que se había depositado un bono del Gobierno Nacional por única vez de $24.000 en su cuenta bancaria.

Se labraron actuaciones con intervención de la fiscalía de instrucción.