En este caso, la víctima sería la madre de una adolescente de 13 años que aparentemente mantenía relaciones con el victimario.

Agencia Télam

Una mujer fue asesinada este miércoles de un tiro por un policía bonaerense que se suicidó tras el ataque cometido en una casa de la localidad de General Madariaga y se investiga si la pelea que culminó con el femicidio se originó porque la víctima se oponía a una relación que el efectivo mantenía con su hija de 13 años, informaron fuentes policiales.

El hecho ocurrió alrededor de la 1.45 de la madrugada en una vivienda de la calle Arias y Oro de la mencionada ciudad, donde la policía llegó alertada por un llamado realizado por la hija adolescente de la víctima y encontró los cuerpos de la mujer, Graciela Noemí Torres, de 41 años de edad, y del presunto femicida, identificado como Franco Mauricio Torres, quien se desempeñaba como personal policial en el área de Inteligencia Criminal en Pinamar.

La mujer recibió cuatro disparos en su cuerpo y el policía agredió a la mujer porque aparentemente ella le advirtió que lo acusaría por abusar de su hija, con quien mantendría una relación; luego se suicidó”, informó ANDigital.

Fue la propia nena quien tomó el arma homicida –una pistola calibre 9 mm de uso policial– y la apoyó en la mesa“, aportó el portal Central de Noticias Madariaga, que agregó que “fueron los vecinos quienes se comunicaron con el 911 luego de escuchar las detonaciones”.