Además, golpearon y ataron a toda la familia.

Un exsenador provincial y su esposa fueron asaltados por al menos cuatro delincuentes armados que ingresaron mientras dormían en su vivienda de la localidad bonaerense de Castelar, los maniataron, les pegaron y les robaron aproximadamente dos millones de pesos, 10 mil dólares, seis escopetas de caza y una camioneta, informaron hoy fuentes policiales y judiciales.

Se trata del exsenador provincial Horacio Rafael Román (72), quien ayer cerca de las 5 de la madrugada se encontraba descansando junto a su esposa en su vivienda de la citada localidad del partido de Morón, cuando fue asaltado por al menos tres hombres armados que los despertaron y redujeron con fines de robo, dijeron a Télam los voceros.

Tras revisar los ambientes de la casa, los delincuentes revisaron los objetos de valor que la pareja tenía en una caja fuerte, entre ellos dinero en efectivo que alcanza los dos millones de pesos y 10 mil dólares.

Según los que pudieron determinar los pesquisas, fuera de la propiedad los esperaba un cuarto delincuente, que hacía de “campana”, junto a quien huyeron a bordo de la camioneta Honda CRV color gris de la esposa del exsenador, Amalia Iglesias.

Foto: Horacio Rafael Román

La fiscal Paula Salevsky, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción 4 de Morón, dispuso las diligencias de rigor y caratuló al hecho como “robo”.

Esta mañana, el exsenador aseguró a la prensa que el episodio que vivieron junto a su esposa fue “doloroso” y que temió ser asesinado.

“No sabíamos si nos mataban, nunca pensé que pudiera suceder una cosa así. Querían plata, me pegaban”, recordó el exsenador ante la prensa, visiblemente conmocionado.

El hombre dijo que los delincuentes los tuvieron “secuestrados” entre las 3 y las 5.30 de la madrugada de ayer, y que luego huyeron con el dinero.

“Nos dejaron en la calle, prácticamente”, se lamentó Román, en relación al dinero sustraído.

Iglesias, en tanto, también expresó su dolor por lo que les sucedió y dijo que los delincuentes los dejaron maniatados con precintos antes de escapar y que, para poder liberarse, tuvo que descender dos escaleras “apoyando la cola y agarrándose con las manos”.

“Lo único que quería era cortar el precinto con un cuchillo tipo tramontina y luego poder liberar a su marido”, dijo.

“(Los delincuentes) Me decían, ´ahora nos dan todo y nos llevamos a su marido´ (…) ´no, me voy con él, nos llevan a los dos´, les dije”, sostuvo la mujer.

La esposa del exsenador agregó que les robaron también relojes y que ella temía por la salud de su marido porque sufre del corazón.

Por último, la pareja aseguró que no tiene sospechas de quiénes podrían ser los asaltantes y diferenció este hecho con uno que vivieron hace dos años, de similares características, aunque planificado.

Mas temprano, José, uno de los hijos del matrimonio asaltado, aseguró que los ladrones “sabían quién era” su padre.

“Saltaron la pared, forzaron la ventana de una pieza y subieron a la habitación de mi papá. Los ataron con precintos. Rompieron toda la casa”, dijo ante la prensa.

El hombre calificó el robo como “un hecho más de inseguridad” con la diferencia de “que sabían a quién venían a robar”.

El hijo de las víctimas informó que, además del dinero, los delincuentes se llevaron seis escopetas utilizadas para cazar. (Télam)