Foto tomada por la Policía de Santiago del Estero en el domicilio

Los efectivos para buscar a la joven revisaron todas las habitaciones de la casa. Así fue como abrieron la puerta de un dormitorio y se llevaron una gran sorpresa.

Un sujeto llamó a la policía porque su expareja había ingresado para “hacer lío“, pero cuando los efectivos llegaron para poner orden, descubrieron que el denunciante tenía un vivero de marihuana en una de las habitaciones de su casa, ubicada en el barrio Siglo XXI de la ciudad de Santiago del Estero.

Pasadas las 7.30 del lunes, efectivos de la División Prevención de la Zona Sur recibieron un llamado telefónico en el que solicitaban ayuda en una casa ya que una mujer había ingresado por la fuerza al inmueble.

De inmediato los efectivos arribaron a la vivienda y allí se entrevistaron con su dueño —de apellido Guevara, de 31 años— quien manifestó a los uniformados que una joven con quien había mantenido una relación amorosa se encontraba dentro de su propiedad. Según los dichos del propietario, la joven no aceptaba la ruptura de la relación y una vez que logró entrar a la vivienda comenzó a causar daños en los bienes que había adentro, por lo que Guevara autorizó a los uniformados ingresar.

Lo que no tuvo en cuenta el sujeto fue que los “guardianes del orden” para buscar a la joven iban a revisar todas las habitaciones de la casa. Así fue como abrieron la puerta de un dormitorio. Allí se llevaron una gran sorpresa. Sobre una cama en desuso, los efectivos encontraron gran cantidad de “macetas” con plantines de aproximadamente diez centímetros de alto. Ante la sospecha de que podía ser cannabis Sativa, rápidamente solicitaron ayuda a sus pares de la Dirección Drogas Peligrosas

Foto tomada por la Policía de Santiago del Estero en el domicilio

Los antinarcóticos arribaron con premura a la vivienda y realizaron el conteo de las plantas determinando que había 14 macetas las cuales contenían en su interior marihuana, de un tamaño pequeño. Los uniformados manifestaron que el lugar estaba completamente cerrado para que la luz no ingresara y contaba con un sistema de electricidad adecuado para mantener este tipo de cultivos.

La fiscal de la Unidad de Narcomenudeo Dra. Gabriela Gauna ordenó que las plantas fueran secuestradas y el dueño de casa fuera identificado correctamente por los uniformados para luego continuar el proceso.