Valentín Spataro lleva 50 horas detrás de la Justicia, que no le puede dar respuesta.

Soy de Alta Gracia y tengo dos amigos viviendo en Córdoba. El sábado íbamos a salir y nos juntamos en uno de los departamentos que queda en avenida Vélez Sarsfield, cerca de la Plaza de las Américas. He dejado el auto ahí un montón de veces, y nunca había pasado nada“, comenzó relatando Valentín Spataro, el joven al que le robaron el vehículo en la ciudad capital y no pudo realizar la denuncia por el hackeo al sistema del Poder Judicial.

Soy de Alta Gracia y tengo dos amigos viviendo en Córdoba. El sábado íbamos a salir y nos juntamos en uno de los departamentos que queda en avenida Vélez Sarsfield, cerca de la Plaza de las Américas. He dejado el auto ahí un montón de veces, y nunca había pasado nada“, comenzó relatando Valentín Spataro, el joven al que le robaron el vehículo en la ciudad capital y no pudo realizar la denuncia por el hackeo al sistema del Poder Judicial.

Habré estacionado a las 19:20 y cuando vuelvo a bajar, que íbamos a comprar comida tipo 19:40, ya no estaba el auto. En el acto llamé al 101, me tomaron los datos del vehículo y me dijeron que me enviaban el móvil. Pasó media hora y no llegaban. Volví a llamar y me dijeron que me quedara ahí, que ya iban. Pasó una hora y nada. Llamé al 911, me volvieron a tomar los datos y me dijeron que iban a reiterar el reclamo. En el momento frené yo un patrullero que pasaba por el lugar y a los 10 minutos recién llegó el móvil que yo había pedido por teléfono“, agregó la víctima, a quien le robaron un Volkswagen Gol modelo 94 color blanco con llantas negras y patente TOS 056.

Luego, agregó: “Los mismos policías del patrullero que yo frené me llevaron a la comisaría del Parque Sarmiento. Me volvieron a tomar los datos del vehículo y me cuestionaron que por qué me había demorado tanto en hacer la denuncia y les dije que me pidieron que me quedara ahí“.

Después, subo a la Unidad Judicial del edificio y la chica que estaba ahí me dijo que desde las 3 de la mañana estaba caído el sistema y no podía tomarme la denuncia. Hasta ayer a la noche seguían sin sistema y todavía no pude hacer la denuncia“, expresó el damnificado, quien comentó que hizo la denuncia online, pero desde la comisaría le indicaron que hasta que no haya sistema no se tramita.

Lamentablemente no puedo confiar en un sistema que, a casi 50 horas del hecho, todavía no me pudo tomar la denuncia. Si yo no me muevo por cuenta propia, no vamos a tener resultados“, expresó respecto a que ofrece una recompensa de $100 mil.

El auto tiene un valor simbólico. Yo lo compré parado y roto. Lo arreglé a pulmón. Tengo 21 años y trabajo desde los 15. Representa para mí el poco progreso que uno consigue. Y se lo llevan los delincuentes, que pueden delinquir porque no tienen consecuencias, y ni siquiera el sistema que me tiene que proteger funciona. Tengo mucha impotencia y siento una gran injusticia“, cerró entre lágrimas el joven.