La joven apuntó contra su concubino, padre del menor, como autor material del homicidio.

Foto: Gentileza.

Una mujer detenida por robo realizó una terrible confesión: declaró que su bebe estaba muerto y señaló donde estaba sepultado el cadáver. La joven de 23 años apuntó a su pareja, padre del menor, como autor material del homicidio.

El macabro hecho sucedió en la provincia de Misiones. El cuerpo fue encontrado en una zona de malezas, sobre la cuenca de un arroyo en la localidad de San Martín, y fue trasladado a la morgue judicial de Posadas para la autopsia de rigor.

Distintas publicaciones en las redes sociales alertaron a la policía sobre el paradero del bebe y reconocieron que no tenían sospechas ni existía denuncia sobre la desaparición del pequeño.

Como consecuencia del desconocimiento del paradero del menor y su padre, indagaron a la madre y ésta se quebró, reconociendo que su hijo estaba muerto y dio detalles exactos del lugar donde fue enterrado.

La mujer acompañó a la Policía hasta el lugar, donde se encontraron con el cadáver. La joven acusó a su concubino, quien fue apresado más tarde.

El hombre tendría un amplio prontuario por delitos contra la propiedad. Preventivamente, el expediente fue caratulado como homicidio calificado por el vínculo.