El pequeño murió producto de una hemorragia interna provocada por un golpe en el estómago. también presentaba quemaduras y signos de abuso.

Un niño de 2 años se desvaneció en su casa, fue reanimado en varias oportunidades y finalmente falleció en el hospital, producto de una hemorragia interna provocada por un golpe en el estómago. La autopsia reveló, además, que presentaba quemaduras y signos de abuso. Según informaron hoy fuentes judiciales y policiales, por el caso quedó detenido su padrastro.

El caso se inició el viernes pasado cuando el pequeño fue llevado por su madre y el acusado a la sala de primeros auxilios del barrio Agustoni, de la localidad bonaerense de Pilar.

Según lo que contó la pareja, el niño se puso morado y se desvaneció alrededor de las 13.30 cuando estaban preparando el almuerzo.

Por tal motivo, fue trasladado por una ambulancia hasta el Hospital Sanguinetti de Pilar, donde llegó en paro cardiorrespiratorio y fue reanimado y sometido a una operación. Luego intentaron llevarlo a un centro pediátrico, pero presentó un nuevo paro cardiorrespiratorio, y finalmente no pudieron volver a reanimarlo y falleció.

Los médicos del hospital le dieron inmediata intervención a la policía, ya que por algunos signos que vieron sospechaban que el menor de edad podía haber sido víctima de maltrato.

La causa recayó en el fiscal Andrés Quintana, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 de Pilar, quien ordenó la autopsia que confirmó la sospecha de los médicos del hospital.

El sábado, los médicos forenses del Cuerpo Médico de San Isidro, realizaron la autopsia y le informaron al fiscal que la causa de muerte del pequeño era una “hemorragia introabdominal por desgarro traumático de mesocolon”.

Según detallaron las fuentes, esa hermorragia databa de tres días y fue producida por un fuerte golpe que el niño había recibido en el abdomen.

Pero además, los forenses descubrieron que el menor tenía signos de haber sido víctima de abuso en un período de entre 7 y 45 días antes de su fallecimiento y también algunas lesiones de quemaduras de vieja data en distintas partes de su cuerpo.

Con el resultado de la autopsia, el fiscal Quintana ordenó la inmediata aprehensión del padrastro que convivía con el niño, identificado como Ángel Ariel Farías (28), y se dispuso la intervención conjunta con la UFI especializada en Violencia de Género de Pilar, a cargo de la fiscal Carolina Carballido.

El hombre quedó imputado por los delitos de “abuso con acceso carnal agravado por haber sido cometido contra una menor de 18 años y por la situación de convivencia en concurso real con homicidio”.

Los fiscales también constataron que el padre biológico del niño está detenido y ordenaron la revisión médica de las otras dos hermanas del nene fallecido, dos niñas de 5 y 8 años, que de acuerdo a las constancias no tenían ninguna lesión ni signo de abuso.