Ocurrió en Santiago del Estero.

La Justicia dictó la prisión preventiva para un ex policía acusado de abusar sexualmente de sus dos hijas adolescentes y de forzar a la madre de las jóvenes a tener sexo con una trans, mientras él los filmaba.

El escándalo estalló el pasado 9 de julio en la provincia de Santiago del Estero.

El ex policía denunciado por abuso sexual por dos de sus siete hijosamenazó a su pareja con difundir un video en el que se la veía manteniendo relaciones sexuales con una chica trans, si no retiraba la denuncia, según consta en la investigación.

Las menores fueron quienes acudieron a la Fiscalía para denunciar a su padre por abuso sexual.

Ante los psicólogos, las adolescentes manifestaron que su padre las mantenía aterradas con amenazas, advirtiéndoles que si lo delataban mataría a sus hermanos varones y él sería intocable por ser policía.

Fue el 20 de julio pasado, cuando el acusado ya privado de la libertad, amenazó a la madre de las víctimas que, de no retirar la denuncia, viralizaría un video en el que ella aparecería teniendo relaciones sexuales con una chica trans y él filmándolos.

La fiscal requirió prisión preventiva, atribuyéndole “abuso sexual gravemente ultrajante agravado por el vínculo” (ADN mediante); “abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo”; “amenazas” y “amenazas coativas”.

Mientras tanto, se aguardan resultados de los análisis de ADN realizados, y esperan las conclusiones, ya que aparentemente las menores abusadas afirman ser hijas biológicas del ex policía, aunque no están reconocidas.

De tal manera, las leyes requieren establecer ese vínculo a través de un análisis de ADN y de ser establecida la paternidad, la Fiscalía fortalecería aún más los cargos, adquiriendo contundencia el “vínculo” como agravante.

Las muestras ya les han sido tomadas a las adolescentes y ahora deberán ser entrecruzadas con la información genética del detenido, cuyas conclusiones serán enviadas después a la Fiscalía.