El hecho ocurrió en barrio Villa Boedo y el pequeño debió quedar en observación.

En una de las jornadas más fría del año, durante la tarde del domingo, hallaron en una vivienda de barrio Villa Boedo a un bebé de un año, solo y con un cuadro febril. El pequeño debió ser trasladado al Hospital de Niños, donde fue atendido y quedó en observación.

Todo comenzó con el llamado de una vecina, que alertaba la situación, y cuando los uniformados llegaron constataron que el niño se encontraba sin sus progenitores. Al no poder dar con el paradero de los padres, llevaron al bebé al citado nosocomio.