Los acusan por homicidio culposo.

La causa que investiga la muerte de una serie de bebés recién nacidos en el Hospital Materno Neonatal de la ciudad de Córdoba ha visibilizado otros casos similares, ocurridos en diferentes centros médicos.

En ese marco, cinco médicos enfrentarán un proceso de enjuiciamiento por el delito de homicidio culposo de una adolescente de 15 años que, en mayo de 2017, tuvo un aborto espontáneo y días después murió en un centro asistencial de la ciudad de Villa María, presuntamente por mala praxis de los profesionales.

De acuerdo a la información judicial, los médicos acusado son Cristian Fabián Ferres, Melisa Andrea Méndez, Carla Malvina Beltramo, Eduardo Hugo Bufadossi y Natalia del Valle Godoy, quienes desde el próximo lunes 22 de agosto serán enjuiciados por el tribunal de la Cámara del Crimen de esa localidad.

Lucrecia Ñáñez tenía 15 años cuando el 31 de mayo de 2017 ingresó al Hospital Pasteur por un fuerte malestar y constantes vómitos, según la causa judicial.

La adolescente fue atendida en la guardia pero sin brindarle medicación ni realizar estudios más exhaustivos, fue enviada a su casa, y como su estado empeoraba horas después, se dirigió a otro centro asistencial donde fue sometida a una ecografía.

Finalmente, regresó al Hospital Pasteur donde le diagnosticaron un aborto espontáneo de un embarazo de tres meses y al día siguiente, el 1 de junio, le fue practicado un legrado para limpiar los restos, pero los estudios habían detectado una gran infección y necrofilia en la zona del útero. La adolescente fue internada en ese centro de salud, donde falleció el 5 de junio.

Los familiares denunciaron el caso al entender que hubo “negligencia, mala atención, mala praxis y abandono de persona”, entre otras conductas reprochables encuadradas con la “violencia obstétrica”.

En comunicación con Lalo Freyre en la Súper Mañana de la Suquía, la doctora Analía Paula Nicolli, abogada de la familia de Lucrecia Ñáñez, indicó: “Tenía un embarazo deseado, si bien era una menor. Cuando se enteraron, los familiares estaban de acuerdo y la acompañaron. Sus familiares fueron un grupo de contención“.

El primer error que consideramos con la Fiscalía es que no fue atendida ni internada esa misma noche, teniendo en cuenta que había sufrido una pérdida muy grande de sangre. Están imputados cinco profesionales, que participaron desde el día 1. Si bien es cierto que había más profesionales, no participaron en los hechos involucrados“, agregó.

También aseguró: “La historia clínica está adulterada. Desde el día del ingreso que tiene la fecha adulterada, se le creó una copia idéntica y no sacaron la anterior. Tenemos dos copias de ingreso, idénticas, con cuestiones tachadas y fecha adulterada. Desde ese momento nosotros empezamos a considerar que no está toda la verdad“.