Un efectivo de la Policía de la Ciudad fue asesinado hoy de un disparo en el pecho durante un asalto cometido por cinco delincuentes que lo interceptaron cuando se iba a pescar con su familia a bordo de su vehículo y estaba frente a su vivienda de la localidad bonaerense de Sarandí, partido de Avellaneda, informaron fuentes judiciales y policiales.

El hecho sucedió esta mañana justo en el límite de las localidades de Sarandí y Gerli, en el sur del Conurbano, y la víctima fue identificada como Héctor José Kuciukas (59), efectivo de la fuerza porteña.

Según indicaron las fuentes a Télam, el policía se encontraba con su esposa, hija y yerno a bordo de su vehículo Renault Logan color gris y se dirigía hacia la autopista Buenos Aires–La Plata, ya que tenía planeado pasar un día de pesca en familia.

“Se iban a pescar en familia y a la altura de un supermercado ubicado en la avenida Mitre, en Sarandí, la víctima se acuerda que había dejado la luz del porche de entrada de su casa encendida, por lo que decide regresar para apagarla”, contó a a Télam un investigador.

Al llegar a la vivienda, el policía estacionó el vehículo en la vereda de enfrente y la mujer que iba como acompañante bajó para ingresar al domicilio.

En ese momento, según los pesquisas, un Chevrolet Corsa color gris con al menos cinco delincuentes a bordo los interceptó.

De ese vehículo descendieron dos hombres, uno de ellos armado, quienes se dirigieron hacia la mujer con intenciones de sustraerle sus pertenencias.

Kuciukas, al advertir el hecho, bajó de su auto e intentó desenfundar su arma reglamentaria.

Frente a la mirada de la familia, el delincuente armado le disparó al menos tres veces y uno de balazos impactó en el pecho del oficial, quien cayó tendido en el lugar, dijeron los voceros.

Rápidamente los delincuentes le sacaron el arma a la víctima y huyeron del lugar sin llevarse el vehículo ni otras pertenencias, agregaron las fuentes.

Con la ayuda de un vecino y de un patrullero de la comisaría 6ta de Avellaneda, el policía fue trasladado al Hospital Presidente Perón de esa localidad, pero arribó ya sin vida.

Todo el episodio quedó registrado en una cámara de seguridad privada, cuyas imágenes eran analizadas por los investigadores para lograr identificar a los asaltantes, quienes continúan prófugos.

Kuciukas cumplía funciones en el área de Conductas Delictivas en Eventos Deportivos de la Policía de la Ciudad.

El policía era casado y padre de tres hijos, uno de los cuales también integra la fuerza de seguridad porteña.

Con su asesinato, suman 12 los policías en actividad y retirados asesinados por delincuentes en lo que va de 2021 en distintos puntos del país.

“Al no haber eventos deportivos en el último tiempo tenía poco trabajo”, señaló una persona encargada de la pesquisa.

El hecho fue caratulado como “homicidio agravado criminis causa”, que prevé una pena de prisión perpetua para los autores del hecho.

Agencia Télam.