Un churrero de 33 años resultó gravemente herido de varias puñaladas en la localidad balnearia de Mar de Ajó luego de que un hombre lo increpó porque se negó a darle fuego para fumar.

El hecho ocurrió alrededor de las 2 de la madrugada, a unos 150 metros del camping municipal de la citada localidad del partido bonaerense de La Costa, donde la Policía halló apuñalado a Nahuel Slipak.

Fuentes judiciales informaron a Télam que el hombre, que no reside en la zona pero concurrió a trabajar como vendedor de churros en temporada, estaba solo en una parte descampada y sin viviendas cercanas.

Según el testimonio que pudo dar la propia víctima en el hospital local, un hombre se acercó y le pidió “fuego”, pero como se negó a darle le pidió que le entregara sus pertenencias, entre ellas una guitarra y su teléfono celular.

El agresor lo atacó con un arma blanca en distintas partes del cuerpo y huyó sin robarle nada, tras lo cual Slipak se arrastró hasta el camping para pedir ayuda a dos policías que estaban apostados allí.

De acuerdo a los voceros, el churrero fue trasladado de urgencia al hospital de Mar de Ajó, donde estuvo intubado dos días y en las últimas horas presentó una mejoría en su estado pese a que dio positivo de coronavirus.

En tanto, personal de Policía Científica realizó un rastrillaje en el lugar del ataque y en las inmediaciones secuestró un cuchillo que será peritado para determinar si esa fue el arma utilizada.

Además, los pesquisas buscaban testigos que hayan visto la agresión con el objetivo de identificar al atacante.