Ambos estaban de caza en un campo, cuando a uno de ellos se le escapó un tiro involuntario.

Luego de permanecer internado en terapia intensiva, el niño de 12 años que recibió un disparo en la cabeza cuando cazaba con un amigo con armas de aire comprimido falleció durante la tarde del jueves. Sucedió en General Ramírez, Entre Ríos.

Cabe recordar, que el menor había ingresado a urgencias durante la madugrada del mismo jueves. Tal como indicaron los testimonios en primer momento, el trágico episodio sucedió cuando el menor se encontraba de caza junto a un amigo de su misma edad en un campo de la familia de uno de ellos. 

En este sentido, ambos tenían armas de aire comprimido, donde un momento a uno de ellos se le escapó un tiro involuntariamente. El proyectil ingresó por la sien izquierda del niño damnificado, sin orificio de salida.

En medio del dolor, los padres del niño autorizaron la ablación de órganos, luego que se declará la muerte cerebral de su hijo.