Involucran al menos a cuatro personas que se movilizaban en dos motos.

Agencia Télam

Un hombre fue acribillado a balazos el martes pasado frente al cementerio de la ciudad santafesina de Villa Gobernador Gálvez mientras participaba del funeral de su hermano, quien también fue asesinado el domingo pasado en una presunta venganza, informaron fuentes judiciales.

Tras el hecho, la familia pidió protección y según el fiscal del caso, Gastón Ávila, “está muy asustada y en estado de shock” por los dos crímenes en menos de 48 horas, lo que les impidió a sus integrantes prestar declaración.

El episodio se registró cerca de las 10.30 en las inmediaciones del cementerio ubicado en Suipacha y Alfonsín, de la ciudad de Villa Gobernador Gálvez, y los investigadores creen que en el hecho participaron al menos cuatro personas que se movilizaban en dos motos.

Según las fuentes de la investigación, todo ocurrió cuando familiares y amigos despedían los restos de Javier Alejandro Procopp (36), asesinado a balazos el pasado domingo en un presunto ajuste de cuentas o crimen por encargo.

Este crimen se produjo en Edison al 800 de Villa Gobernador Gálvez, en la puerta del domicilio familiar, cuando, según la investigación, dos personas que se movían en moto llegaron al lugar y le dispararon sin que mediara discusión.

Al día siguiente, su hermano Marcelo Procopp (41) dijo a las cámaras de televisión que había salido a hacer un mandado y su madre lo llamó para decirle que habían baleado a Javier, el menor de los cuatro hijos de la mujer.

“Dicen que pasaron dos en moto, se pararon acá y le tiraron, él estaba solo, mi papá había salido a hacer un mandado”, contó a Canal 3 de Rosario.

El hombre agregó que desconocía cuál podía ser el móvil del crimen porque “no estaba metido en nada, no salía a ningún lado”.

Marcelo comentó que su hermano era “el más chico de la casa” e insistió en que “no estaba metido en nada”.

En tanto, este martes, mientras se realizaba el cortejo fúnebre de los restos de Javier, dos hombres que descendieron armados de dos motocicletas, buscaron a Marcelo entre la multitud y le dispararon sin mediar palabra.

El fiscal Ávila detalló que “cuatro personas en dos motocicletas llegaron al lugar, descendieron una persona de cada vehículo con armas de fuego y buscaron entre las personas que estaban al hermano del hombre asesinado el domingo”.

“Cuando lo identificaron le dispararon al menos 12 veces desde corta distancia con municiones 9 milímetros y le provocaron la muerte”, indicó.

En ese sentido, destacó que “no hubieron otros heridos porque fueron a dispararle directamente a la persona a la que le dieron muerte. Los 12 tiros fueron dirigidos hacia él”.

Ávila adelantó que analizará las cámaras del municipio colocadas alrededor del cementerio para dar con los autores del hecho, que aún no fueron identificados.

A su vez, contó que “los familiares no pudieron declarar. Están todos en shock, muy asustados, tienen mucho temor porque la persona asesinada expuso el domingo en la televisión lo que había pasado con el hermano”.

En esa línea, dijo que “si bien el hombre no dio datos precisos porque él no había sido testigo presencial del hecho, están todos muy asustados porque dos días después vienen a matar a otro miembro del grupo familiar”.

El fiscal sostuvo que “el hecho tiene una íntima relación con el homicidio del hermano, es todo materia de investigación este encono con la familia”.