La región sufre la peor sequía de los últimos 14 años.

La mayoría de los saltos de las Cataratas del Iguazú en Misiones lucen secos y el río Gualeguaychú, afluente del curso inferior del río Uruguay, se puede cruzar caminando debido a que su altura llegó a apenas 30 centímetros.

Sumado al hecho de que no llueve, Brasil y Paraguay parecen estar cerrando las compuertas de sus represas para prepararse ante la sequía. Por eso los saltos de las Cataratas de Iguazú lucen tristes, sin caudal, en medio de un panorama impactante.