La hija de la vicepresidenta ingresó en la noche del martes al nosocomio ubicado en Recoleta.

Florencia Kirchner, hija de la vicepresidenta Cristina Fernández y del expresidente Néstor Kirchner, permanece internada en el Sanatorio Otamendi y se espera un parte médico oficial para conocer detalles de su estado de salud.

Allegados a la familia confirmaron que la joven ingresó anoche a la clínica y rechazaron las versiones que indicaban que se había contagiado de coronavirus.

Esta no es la primera vez que la joven de 30 años y madre de una niña, es noticia por sus problemas de salud. En el año 2019 la cineasta, hermana menor del diputado Máximo Kirchner, estuvo meses internada en Cuba, donde se trató por una fuerte depresión y por un linfedema en las piernas.