Comentarios

Sin comentarios
Sé el primero en publicar un comentario
Suquia

A 32 años del título de Argentina en el Mundial de México '86

Escrito el 29/06/2018
Elea Anestiades

Hoy 29 de junio de 1986 la Selección Argentina le ganó a Alemania por 3-2, en el estadio Azteca, y se coronó campeona del mundo por segunda vez en su historia.

El 29 de junio de 1986  la Selección Argentina obtuvo su segundo Mundial. En el DF de México, venció a Alemania por 3 a 2, con los goles de Brown, Valdano y Burruchaga. El conjunto de Carlos Bilardo se imponía por 2 a 0 pero una reacción teutona, a través de Rummenigge y Völler, empardaron el trámite. Sobre el cierre, un genial pase de Maradona le posibilitó a "Burru" definir el match. El árbitro del encuentro fue el brasileño Arphi Filho.

Diego Armando fue el capitán, conductor, goleador (anotó cinco tantos, uno de ellos memorable y considerado el mejor de la historia de los mundiales) y columna vertebral del equipo que eliminó, entre otros rivales, a Inglaterra en un partido por cuartos de final que quedó inmortalizado por sus dos tantos, el de la famosa "mano de Dios" y el segundo, considerado el "gol de todos los tiempos".

El desempeño del equipo de Bilardo en las eliminatorias y en la gira previa fue cuestionado por algunos medios de prensa, sobre todo cuando perdió con Francia (sin Michel Platini) por 2-0 y luego frente a Noruega (1-0), un rival sin trayectoria ni figuras relevantes.

Bilardo, muy meticuloso, eligió como centro de concentración las instalaciones del club América, allí diagramó sus tácticas, estrategias y diagramó un grupo fuerte en el que sobresalía Maradona.

En el inicio de la concentración en México, una extraña enfermedad intestinal marginó del plantel al defensor Daniel Passarella, por entonces el capitán del equipo, y la cinta recaló en Maradona, quien respaldaba siempre con sus declaraciones a Bilardo y lo defendía de los ataques de un sector de los medios de prensa.

"Fuimos los primeros en llegar, y seremos los últimos en irnos", fue su vaticinio de Diego, al arribar a tierras aztecas.

Bilardo impuso su estrategia de juego a lo largo de la competencia, con un esquema innovador, el 3-5-2, con una defensa con un líbero y dos stoppers, más cinco mediocampistas.

Así, escaló peldaño tras peldaño, hasta alcanzar el título luego de una campaña brillante, sin fisuras, con un Maradona excelso y otros solistas que rindieron a pleno para conformar un verdadero equipo.

En la final, el seleccionado argentino se midió con Alemania y ganó por 3-2, con tantos de José Luis "Tata" Brown, Jorge Valdano y Jorge Burruchaga, mientras que para los germanos señalaron Karl Heinz Rummenigge y Rudi Völler.

Aquel plantel estuvo integrado, además, por Nery Pumpido, Luis Islas, Héctor Zelada, José Luis Cucciuffo (fallecido en el 2004), Oscar Ruggeri, Néstor Clausen, Julio Olarticoechea, Sergio Batista, Ricardo Giusti, Héctor Enrique, Ricardo Bochini, Claudio Borghi, Marcelo Trobbiani, Carlos Tapia, Oscar Garré, Pedro Pasculli, y Sergio Almirón.

Argentina, que había salido campeón del mundo por primera vez ocho años atrás, en 1978, y que había decepcionado en España
1982, se coronó en forma brillante en México con un equipo que gozó de un genio como Maradona, pero que tuvo otros intérpretes sobresalientes, como Burruchaga, Valdano y el "Cabezón" Ruggeri.