Además, taxis y hoteles quedarán al servicio del Gobierno para atender la emergencia. Las medidas le costarán al Estado unos 300 mil millones de euros.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, anunció en la noche del lunes medidas económicas imposibles de imaginar hasta hace pocos días atrás y que incluyen la suspensión del pago de alquileres, luz, gas, agua y hasta de los préstamos, que serán asumidos por el Estado.

En una teleconferencia, Macron explicó que se destinarán 300 mil millones de euros para el salvataje de las economías productivas del país y aseguró que hará todo lo posible para que ninguna empresa quiebre como consecuencia de la pandemia de coronavirus.

El Estado francés asumirá el pago de los créditos bancarios contraídos por empresas, se hará cargo también de los alquileres y los usuarios y los empresarios no deberán pagar las boletas de los servicios, detalló.

Otra de las medidas inéditas que tomó el gobierno francés fue la decisión de afectar el servicio de taxis y hoteles a las necesidades de la emergencia sanitaria. También anunció que montará hospitales de campaña, como en una guerra y que movilizará al ejército para que actúe en las zonas críticas, como Alsacia, que se encuentra en el extremo este, en el límite con Italia, Alemania y Suiza.

De hecho, Macron enfatizó que para su gestión Francia se encuentra en una guerra contra el coronavirus y que por eso todo el gobierno se ocupará de atender las urgencias de la pandemia.

Francia tenía elecciones municipales previstas para el próximo domingo, pero quedaron suspendidas por la pandemia.