Prostitutas de Belo Horizonte salieron a las calles a pedir que sean incluidas dentro de los grupos prioritarios.

Las trabajadoras sexuales de Belo Horizonte, Brasil dejaron de trabajar para pedirle al gobierno que las incluya dentro de los grupos prioritarios y así ser vacunadas contra el coronavirus.

El reclamo de las trabajadoras legales del país vecino se desencadenó a raíz de que con las nuevas restricciones muchos de los hoteles en los que prestaban servicio cerraron sus puertas. Exigen ser inoculadas para poder trabajar con tranquilidad.

“Estamos en la línea de frente, moviendo la economía, y estamos en riesgo. Precisamos vacunarnos”, dijo la presidenta de la Asociación de Prostitutas de Minas Gerais a la agencia AFP.

“Deberíamos estar en el grupo prioritario porque tenemos contacto con varios tipos de personas y nuestras vidas están riesgo”, dijo Lucimara Costa, trabajadora sexual.