Se trata de Daniel Omar Acevedo, denunciado en 2016 por abusar de un joven menor de edad en Tierra de Fuego.

El Papa Francisco expulsó finalmente de la Iglesia al sacerdote Daniel Omar Acevedo, quien fue denunciado penalmente por abuso sexual en 2016, en la provincia de Tierra del Fuego. El anuncio de esta orden lo dio el Obispo de Santa Cruz, Jorge García Cuerva, mediante una carta pública: “Debo informar que, el pasado 31 de mayo, el Papa ha decretado la dimisión por pena de Daniel Omar Acevedo; por lo que ha perdido los derechos propios del estado clerical, se lo ha dispensado de sus obligaciones sacerdotales y el celibato y queda excluido del ejercicio del orden sagrado. Esta decisión es suprema e inapelable”.

Al ratificar la decisión del sumo pontífice, Garcia Cuerva agregó: “De parte nuestra no quedan más que palabras de pedido de perdón una y mil veces, de disposición a seguirlos acompañando humana y espiritualmente y en nombre de la Iglesia asumir nuestro gran dolor, nuestra gran vergüenza”.

La causa de Acevedo inició hace cuatro años en Tierra del Fuego, cuando la víctima de 23 años denunció que había sufrido abuso sexual en reiteradas ocasiones por parte del sacerdote, cuando tenía entre 15 y 17 años. Según sus declaraciones, los hechos ocurrieron en Resitencia, Chaco, donde el cura solía ir de vacaciones, y en Ushuaia, donde había viajado por trabajo.

“El perdón no podrá subsanar las heridas terribles que ellos (las víctimas) han tenido; pero sí creo que es un camino de reconciliación con ellos mismos y con la vida”, concluyó el obispo García Cuerva en su carta. Cabe destacar que el sacerdote condenado aún se encuentra en libertad, y su causa está radicada en la ciudad capital de Tierra del Fuego.