El presidente Donald Trump aprobó una declaración de emergencia para varios condados de ese estado.

El huracán Isaias azotó este viernes el sur de las islas Bahamas y avanza rumbo a Florida, donde se le espera el fin de semana, en momentos en que este estado del sureste de Estados Unidos registra números récord de muertos por coronavirus.

Florida, el segundo estado más afectado por la pandemia después de California, alcanzó este viernes un nuevo récord con 257 muertos por coronavirus en 24 horas, para un total de 6.843 fallecidos y 470.386 contagiados.

Isaías es un huracán de categoría uno, que sopla con vientos máximos sostenidos de 130 km/hora, y que se fortaleció el jueves a la noche en su paso por República Dominicana. Mientras tanto el estado de Florida, ya devastado por la pandemia de coronavirus y con los hospitales desbordados, se prepara para el golpe del fenómeno natural, probablemente como huracán de categoría 2, lo que equivale a vientos de más de 154 km/hora.

Las autoridades de Miami anunciaron el cierre total de playas, puertos deportivos y parques.

Sectores de la costa oriental de Florida ya están bajo alerta de huracán. Se espera que toda la costa sureste reciba vientos de tormenta tropical el fin de semana. El gobernador del estadoRon DeSantis, informó en conferencia de prensa el viernes que había firmado una declaración de emergencia para los condados de la costa este del estado.

El gobernador de Florida sostuvo que no es necesario por el momento habilitar los refugios, pero recomendó a la población “permanecer vigilante” y abastecerse de agua, alimentos y medicinas para una semana.

Los centros de pruebas de Covid-19 fueron cerrados en Florida el jueves hasta nuevo aviso, puesto que son estructuras de campaña que no pueden resistir vientos de tormenta tropical.