¿Falta de control por parte del Estado? ¿Oportunismo empresarial?

Llama la atención que, en un momento en que el consumo ha disminuido, y a pesar de que el Gobierno nacional congeló las principales tarifas de servicios públicos y el precio del combustible hasta hace unos días, los alquileres mantuvieron sus precios, hubo reducciones salariales y no se actualizaron las cargas impositivas; los precios siguen subiendo.

¿A que se debe? ¿Falta de control por parte del Estado? ¿Oportunismo empresarial?

En este sentido, Héctor Polino de Consumidores Libres cuestiona que “en agosto 21 productos de la canasta de alimentos en CABA tuvieron un aumento del 3,23 por ciento. Los primero días de septiembre el aumento es de 2,15 en el medio de la cuarentena. La inmensa mayoría de los países no tienen este aumento que tuvimos en 15 días, en todo el año“.

En la misma dirección, y por tercer mes consecutivo, un relevamiento de BAE revela que los medicamentos aumentaron entre un 3 y un 8 por ciento. Aún cuando el Ministerio de Salud había acordado que en este contexto ese incremento no iba a superar la inflación, hecho que ya ocurrió.

Mientras tanto, la inflación continúa disminuyendo el poder adquisitivo de los salarios que este año vieron poco y nada de aumento, hasta incluso reducciones.