Desde el Gobierno advierten que menos de la mitad de los 45 bancos con los que firmaron el acuerdo comunicaron a sus clientes el beneficio.

Agencia Telam

El secretario de la Pequeña y Mediana Empresa, Guillermo Merediz, advirtió este jueves que menos de la mitad de las entidades bancarias que pueden ofrecer la línea de financiamiento para el pago de sueldos, lo informa en sus páginas web. Se trata de un acuerdo que firmó el Gobierno, por $90.000 millones, en el marco de la crisis económica generada por la pandemia del coronavirus.

Firmamos con 45 bancos por más de $ 90.000 millones y menos de la mitad tienen en sus páginas web las indicaciones para inscribirse a los créditos para sueldos, cómo acceder, a qué tasas y plazos”, denunció el funcionario.

Merediz sostuvo que “en un momento en que los bancos están funcionando prácticamente en su totalidad de manera virtual”, que suceda esta situación “da cuenta de que todavía les cuesta mucho poner en marcha esta línea”, sobre todo al “sector de la banca privada. “Hay que remarcar la responsabilidad para poner el hombro en una situación tan compleja”, sostuvo el secretario.

Además, Merediz afirmó que desde su Secretaría está “en permanente contacto con todas las cámaras empresariales, de todos los sectores pyme de la Argentina, haciendo un relevamiento incluso de cada sucursal, para identificar qué problemas tienen, y los motivos por los que no acceden las pymes”.

Trabajamos junto al Banco Central para garantizar que esta línea llegue”, remarcó el funcionario. El financiamiento respaldará a “cerca de 350.000 pymes, para que aproximadamente 3,5 millones de trabajadores tengan garantizado su salario de marzo.

Lo que hicimos con el Fogar (Fondo de Garantía Argentino), que depende de Desarrollo Productivo, es poner a disposición $ 30.000 millones para que el Estado respalde a las pymes, y que los bancos brinden los créditos para pagar los salarios”, puntualizó el secretario.

Al mismo tiempo, subrayó que “garantizar los créditos por parte del Estado tiene el sentido de que los bancos puedan rápidamente entregarlos a sola firma, para que las empresas soliciten la masa bruta de salarios que pagan y que tengan a disposición rápidamente ese monto para pagar los sueldos”.