En un comunicado que hizo la empresa el día de hoy da a conocer las cuatro tiendas que bajarán sus persianas debido a la situación que vive el país.

Las cuatro tiendas que cerrarían antes de fin de año son de Buenos Aires. Ya el el año pasado había cerrado un local ubicado en la calle Florida con lo que serían cinco las tiendas del grupo Falabella que cierran en dicha provincia.

Al comunicado que la cadena chilena emitió este mediodía  en el que confirma su intención de salir del país, se le suma el del cierre de los locales. Queda demostrado entonces que lo dicho en el comunicado va en serio.  “Falabella se encuentra evaluando opciones de rentabilización de las operaciones de sus filiales en Argentina, las que podrían incluir el ingreso de un socio estratégico para las mismas”

Según se detalló, los locales que se cerrarán son dos Sodimac ubicados en Villa Tesei y Malvinas Argentinas y dos Falabella, Florida 343 y Tortugas Open Mall.

Los motivos de la salida se justifican con los siguientes argumentos. En el caso de las operaciones en Argentina los ingresos retrocedieron 58,9% debido a un escenario de consumo débil, la imposibilidad de operar normalmente las tiendas producto de la pandemia y por los ajustes por IAS 29, asociados a la hiperinflación, señaló la compañía en su reporte de resultados.

En el medio chileno Diario Financiero destacó hoy que “hace meses que la empresa chilena analiza alternativas para que alguien se haga cargo de su operación en Argentina. No es fácil porque tiene un alto costo de contingencias relacionadas con el personal”.

El CEO de la cadena multinacional es argentino y con respecto al tema dijo: “Nuestros planes en Argentina desde ya hace un tiempo son conservadores. No se han ajustado, hemos hecho ya un par de ajustes en el último par de años de tiendas que decidimos que ya no cumplían un rol y se cerraron, y ahí nos quedamos”.

Se estima que en Argentina al rededor de 20.000 personas hoy trabajan de forma directa o parcial para la empresa trasandina y su salida preocupa a todos por miedo a que genere reacción en cadena para la salida de otras empresas.