Un delincuente disparó y además se autolesionó la pierna. Ocurrio durante la noche del martes en barrio Patricios Este.

Informe y fotografía: Alejandro Pozo

Durante la noche del martes, en medio de un hecho de inseguridad, un hombre perdió un dedo de un balazo tras forcejear con dos delincuentes que habían asaltado minutos antes a dos jovenes. 

Según testimonio de los protagonistas, ocurrió cerca de las 22 sobre calle Heroes de Vilcapugio al 3700, barrio Patricios Este. 

Todo comenzó a partir de un robo donde los ladrones arriba de una bicicleta asaltaron a dos jóvenes que estaban sentados en la plaza del barrio. Tras quitarles lo que tenían, empezaron su huída pero tras el alerta de un vecino, quien estaba a pocos metros, decidió intervenir y evitar que escaparán. 

En medio del forcejo con los delincuentes armados, uno de ellos efectuó un disparó el cual hirió al vecino en su mano, además de autolesionarse la pierna. 

“Me jugué la vida, entre otros vecinos pudimos reducir a uno y quitarle el arma. El otro logró escapar y la Policía aún no lo encontró”, explicó Iván quién perdió uno de sus dedo de su mano izquierda.

“Tengo familia, una de mi tías estaba muy angustiada. En el Urgencia me dijeron que la saqué barata”, agregó.