Para tomar un cafecito con él, ahora hay que sentarse frente al nuevo local del Bar Sorocabana, sobre la esquina de la Plaza San Martín, en las calles San Jerónimo y Buenos Aires.

Este sábado se llevó a cabo el traslado y colocación de la escultura de Daniel Salzano, hacia la esquina de la Plaza General San Martín, ubicada en la Supermanzana Histórica de nuestra ciudad. El evento se aproximó a la fecha de natalicio del escritor y periodista cordobés, quien el 22 de mayo cumpliría sus 81 años.

Desde el municipio destacaron que la estatua estuvo históricamente alojada frente a las instalaciones del bar cordobés Sorocabana, por tratarse de un lugar de especial afecto del autor, y debió ser removida a principios de mayo de este año, a causa de su traslado a la recova del Hotel Sussex, cruzado de su histórica ubicación, y debajo del cartel del Maxim’s. En tanto, en la nueva ubicación, la escultura conserva su cercanía y proximidad con el bar preferido del escritor.

En el encuentro participaron la esposa de Salzano, Cristina Klemo, y referentes de la cultura nacional, entre ellos el cantante Jairo, quien estuvo acompañado por el Secretario de Gobierno, Miguel Siciliano, el Director de Turismo, Pablo Bianco, el Director de Promoción de la ciudad, Pancho Marchiaro.

Miguel Siciliano expresó: “Hoy vivimos una mañana mágica, porque el Sorocabana volvió a la plaza, y volvió acompañado. Porque Daniel Salzano volvió a sentarse en su amada Plaza San Martín, y estuvo muy bien acompañado, nada más y nada menos que por Jairo, su gran amigo. Además vino Cristina, su esposa, y sus grandes afectos”.

Por su parte, Pancho Marchiaro manifestó: “qué buena noticia empezar la mañana con la reinauguración del Bar Sorocabana, uno de los bares notables de la ciudad y con la reinstalación de la escultura de Daniel Salzano que mañana cumpliría 81 años. Hoy lo celebramos con la presencia de su esposa, y Jairo, una de las voces máximas de Córdoba”.

Daniel Salzano nació el 22 de mayo de 1941. Fue escritor, periodista y amante del cine. A fines de la década de 1960, empezó a escribir para La Voz del Interior. Sus textos, siempre personales y apasionados, generaron un fuerte vínculo con los lectores. En 1977, se fue a vivir a España. A su vuelta, fundó el Centro Cultural España Córdoba, el cineclub El Ángel Azul y luego el Cineclub Municipal, lugar que dirigió hasta su muerte, el 24 de diciembre de 2014.