El grupo de ciberactivistas volvió a disparar, pero esta vez contra todos.

Tras el racista y violento asesinato de George Floyd, un afroamericano que murió asfixiado por un policía el 25 de mayo en la ciudad estadounidense de Minneapolis, el grupo de “hackeractivistas” Anonymus volvió al ataque, tras tres años de ausencia.

Los ciberespías, reconocidos a nivel mundial por publicar secretos de estado de diferentes países, delitos cometidos por políticos y personas influyentes del mundo, etc., prometieron esta vez difundir los detalles más oscuros del accionar racista de la fuerza policial de la ciudad donde se cometió el brutal homicidio, que ya suma 183 casos similares.

“Saludos ciudadanos de Estados Unidos. Esto es un mensaje de Anonymous. Los oficiales que matan personas y cometen otros crímenes deben rendir cuentas al igual que el resto de todos nosotros. De otra manera, creerán que tienen una licencia para hacer lo que quieran”, dice el video difundido por el grupo que utiliza máscaras similares a las de la película “V de venganza”.

Todas estas acusaciones involucran a celebridades, políticos y personalidades del poder mundial. Además, menciona otros asesinatos disfrazados de accidentes o suicidios, como el de Michael Jackson. Solo falta por ver si todas esas pruebas pueden ser confirmadas y transformarse finalmente en procesos judiciales.

Además, los hackers aseguran que publicarán información acerca de otros delitos contra los derechos humanos que habría cometido el Estado norteamericano y su presidente Donald Trump, a quien también acusaron de formar parte de la red de tráfico de niños de Jeffrey Epstein, que según ellos “aún está muy activa”.

¿Quienes son?

Tal como dice su nombre, Anonymus, la cantidad, identidad y ubicación geográfica de los ciberespías que integran el grupo se mantienen anónimas. Sólo se sabe que la red está conformada por hackers de todo el mundo y que no existe un organigrama ni líder, sino que todos participan de igual forma, según sus propios dichos.

Desde hace algunos años, la organización se encarga de revelar información confidencial, secretos de estado, operaciones oscuras de gobiernos y empresas que afectan a la sociedad en cierto modo. Su lema es “El conocimiento es libre. Somos Anonymous. Somos Legión. No perdonamos. No olvidamos”.

El caso que catapultó a la fama a la organización fue Wikileaks, cuando se declararon “enemigos” de todas las personas que se opusieron a Julián Assange. El resto del historial lo completan el hackeo a sitios web oficiales e institucionales y causas internacionales.

De las causas más oscuras

Durante el último domingo, Anonymous fue tendencia en las redes sociales, tras difundir una serie de videos, documentos e informaciones acerca de diferentes actores del poder mundial.

Por un lado, el grupo acusó a la OMS de confiar únicamente en la información dada por las autoridades chinas sobre el coronavirus y por ocultar información sobre el Covid-19 desde octubre de 2019.

También compartió un archivo denominado “El pequeño libro negro de Jeffrey Epstein”, que había sido publicado en 2019, que habla acerca de una red internacional de pedofilia en la que estarían involucrados el presidente estadounidense Donald Trump, miembros de su familia, Naomi Campbell y el fallecido millonario Jeffrey Epstein, que fue condenado por tráfico y abuso de menores y se suicidó en su celda en prisión.

Respecto al mismo caso, Anonymus asegura que la muerte de Lady Di, el 31 de agosto de 1997, no se debió a un accidente fatal de tránsito, como dice la versión oficial. Sino que la exesposa del Príncipe Carlos habría sido asesinada tras mostrarse decidida a revelar que parte de la familia real británica estaba relacionada con una importante red de explotación sexual infantil.

A estas revelaciones hace unos días se filtro un audio de una comunicación telefónica de Michael Jackson el 24 de junio de 2009, antes de que muriera, hacia sus asesor en el que expresaba que iba a ser asesinado y era perseguido. Fue publicado por usuarios en twitter que presuntan ser el cantante pop.