Como todas las cosas que pasaron hace mucho tiempo, el famoso “descubridor de América” no fue todo lo que te dijeron de él. Acá te contamos algunas verdades.

Desde antes de ir a la escuela ya nos contaban las hazañas de Colón, quien sin dudas era un emprendedor digno de aplausos, pero no todo lo que nos dijeron sobre esta famosa personalidad de la historia universal es cierto. Aquí algunos de los mitos, mentiras y leyendas que te contaron sobre el llamado “descubridor de América”.

“Quiso demostrar que la tierra era redonda”. Falso. En 1492 había menos terraplanistas que hoy. La inmensa mayoría de los hombres ya sostenía que el planeta era una esfera.

“Se llamaba Cristóbal”. En realidad no es tan así, ya que su nombre en italiano y el que figuraba en su partida de nacimiento es Cristoforo Colombo, pero en la traducción al castellano queda Cristóbal.

“Era soltero”. Falso. Pese a la humorada que asegura que de haber tenido esposa nunca hubiera podido lanzarse a semejante aventura, en realidad al momento del descubrimiento de América era viudo, ya que su esposa Felipa Moniz había fallecido años antes, pero eso sí: tenía una amante, Beatriz Enriquez de Arana, una española que había conocido al presentar el proyecto a los reyes católicos.

“Tuvo un hijo llamado Cristobalito”. Falso. Eso sólo figura en la famosa canción de Horacio Fontova “Los hermanos Pinzones”. Colón tuvo sólo dos hijos varones a los que bautizó como Diego (hijo de Felipa) y Hernando (Hijo de Beatriz).

“Llegó hasta América con tres carabelas”. Falso. La Santa María no era una carabela sino un Nao, un tipo de embarcación mucho más grande, más parecida a las naves que utilizaron los piratas. La Pinta y la Niña si eran carabelas.

“Los reyes católicos quedaron eternamente agradecidos con él”. Falso. Al principio si, estaban chochos, y por eso lo nombraron Almirante de la Mar Océana, Virrey de las Indias y Gobernador de las Indias, pero el tipo fue un dictador desalmado y encima corrupto, por lo que fue arrestado y enviado de vuelta a España.

“Murió en la pobreza total”. Falso. Si bien le quitaron la mayor parte de las ganancias, el tipo estuvo menos de dos meses en cana y lo dejaron libre. Se ve que había escondido algo de todo lo que robó porque sus últimos años de vida los pasó en Valladolid donde se dio con todos los gustos.

“Murió sin saber que había llegado a un nuevo continente”. Falso. La tenía muy clara, incluso nunca abandonó la idea de llegar hasta Asia, continente que creía mucho más cercano al lugar que había descubierto, hasta el punto de elaborar la teoría de que la tierra era similar a una pera y Japón, China y la India se encontraban en el tallo, lo que motivaba la dificultad para encontrarla.