Los expertos de la Agencia Espacial Europea creen que nuestro planeta se dirige hacia una inversión de polos, algo que no sucede hace 780.000 años.

El campo magnético de la Tierra perdió cerca de un 9% de su fuerza en los últimos 200 años, siendo la zona más afectada la que cubre gran parte de  América del Sur, según informó la Agencia Europea Espacial (AEE).

De acuerdo a la agencia, entre 1970 y 2020, la intensidad mínima del campo magnético cayó en esa zona de unos 24.000 a 22.000 nanoteslas. De hecho, los científicos sostuvieron que debido a la expansión del fenómeno, en los últimos cinco años apareció un segundo centro de intensidad mínima, ubicado al suroeste de África.

El nuevo mínimo oriental de la anomalía del Atlántico Sur lleva una década formándose, aunque en los últimos años se aceleró su desarrollo. Tenemos mucha suerte de contar con los satélites Swarm para investigar la evolución de esta anomalía. El reto ahora es entender los procesos que en el núcleo terrestre provocan estos cambios“, sostuvieron los investigadores. Cabe señalar que este suceso pudo ser registrado gracias a la colaboración de los satélites de la misión Swarm, lanzada en 2013.

Los investigadores especulan que el debilitamiento es una señal de que la Tierra se dirige hacia una inversión de polos, que es cuando los polos norte y sur cambian de lugar, y la última vez que esto ocurrió fue hace 780.000 años.

De acuerdo a los especialistas, el campo magnético es una especie de barrera que defiende al planeta del flujo de partículas cargadas con electricidad que provienen del espacio. Si éste no existiera, los seres moriríamos como consecuencia de la radiación.

Pese a este nuevo descubrimiento, desde la AEE aseguraron que esta anomalía del Atlántico Sur no representa un peligro a nivel superficial. La única manera en que puede dañar a los humanos es si provoca fallos técnicos en los satélites y otras naves que sobrevuelan la zona en la órbita baja terrestre.