Sebastián Vettel ofreció una lección desinteresada y sin prensa con el que demostró que el cuidado del ambiente pasa también las conductas individuales. También hizo un homenaje a Carlos Reutemann.

No quiso prensa ni lo publicó en sus redes, pero el gesto dio la vuelta al mundo y se volvió viral. El múltiple campeón del mundo de Fórmula 1 y millonario Sebastián Vettel se quedó luego de la carrera de Silverstone de este domingo a limpiar las gradas que habían quedado repletas de basura tras un fin de semana que convocó a 320 mil espectadores.

No fue el único ejemplo de la generosidad y el carácter atento del piloto alemán, Vettel también ofreció este domingo un homenaje al recientemente desaparecido piloto argentino Carlos Reutemann, a quien reconoció como un maestro de la categoría.

Agregó en su casco una calco que decía “Adiós Carlos”, con una banda de la bandera argentina y el casco que caracterizó al gran piloto de nuestro país.