Los estudios se originaron por la grieta de 56 kilómetros de largo que se formó inexplicablemente en 2005 en el desierto de Etiopía.

Un reciente estudio reveló que África se partirá en dos y se creará una nueva cuenca oceánica en un tiempo estimado de entre 5 y 10 millones de años, un período corto en términos geológicos.

La investigación publicada en la revista científica Geophysical Research Letter calcula que la placa tectónica conocida como India-Australia-Capricornio se está rompiendo a una velocidad de 1,7 milímetros por año, por lo que para que la separación sea de un kilómetro podrían pasar unos 600 mil años.

Esta división puede apreciarse en una grieta de 56 kilómetros de largo que se originó en 2005 en el desierto de Etiopía, situado en la Región de Afar, África oriental.

“Este es el único lugar en la Tierra donde podes estudiar cómo la grieta continental se convierte en una grieta oceánica”, aseguró a NBC News Christopher Moore, estudiante de doctorado en la Universidad de Leeds en el Reino Unido.

El trabajo se valió de novedosas mediciones satelitales que sirven para comprender en detalle este proceso geológico.

“Con las mediciones GPS es posible medir las tasas de movimiento hasta unos pocos milímetros por año. A medida que recibimos más y más mediciones del GPS, podemos tener una idea mucho mayor de lo que está sucediendo”, precisó Ken MacDonald, geofísico marino y profesor de la Universidad de California en Santa Bárbara.

El investigador pronosticó que el Golfo de Adén y el Mar Rojo “se inundarán en la región de Afar y en el Valle del Rift de África Oriental y se convertirán en un nuevo océano, y esa parte de África Oriental se convertirá en su propio pequeño continente separado”.