El reactor alcanzó temperaturas de 150 millones de grados Farenheit (70 millones de grados Celsius).

China creó la semana pasada un “sol artificial” que alcanzó una temperatura cinco veces más caliente que el original durante más de 17 minutos.

El EAST (Experimental Advanced Superconducting Tokamak) alcanzó temperaturas de 150 millones de grados Farenheit (70 millones de grados Celsius).

“La operación reciente sienta una base científica y experimental sólida para el funcionamiento de un reactor de fusión”, aseguró Xinhua Gong Xianzu, investigador del Instituto de Física de Plasma de la Academia China de Ciencias, quien dirigió el último experimento.

En este sentido, el objetivo principal del desarrollo del dispositivo solar artificial es entregar energía limpia casi ilimitada al imitar las reacciones naturales que ocurren dentro de las estrellas. Este proyecto, que ya le ha costado a China más de US$941.500 millones (£700.000 millones), llevará a cabo el experimento hasta junio.

En la ciencia, la fusión nuclear es promocionada como la salvación del planeta, ya que produce energía limpia. No obstante, se debe recorrer un largo camino fuera de un laboratorio a pesar de décadas de investigación en esta tecnología.