La teoría del más famoso astrónomo de Harvard advierte que estamos en presencia del primer visitante interestelar en nuestro sistema solar.

Avi Loeb, el principal astrónomo de Harvard, asegura que hay un objeto que otros científicos han calificado como un asteroide pero que en realidad es una sofisticada nave espacial de altísima tecnología.

Para este reconocido investigador, el objeto interestelar al que denominaron Oumuamua no puede ser jamás un asteroide toda vez que no deja estelas de humo ni rastros de gases como todos los asteroides existentes.

Además, Loeb hace notar que Oumuamua tiene una velocidad extraordinaria, muy superior a la de otros objetos similares del espacio y, lo que es más inquietante, no se mueve en una órbita determinada.

Por todo eso, este destacado astrónomo ha llegado a la conclusión de que la humanidad se ha topado con el primer “visitante interestelar que se avista en nuestro sistema solar”.

Todo esta teoría queda expuesta en un libro titulado “Extraterrestrial” que la editorial presenta en su contratapa con un texto cautivante para comentar que Loeb expone en el texto la “controvertida teoría de que nuestro sistema solar fue visitado recientemente por tecnología alienígena avanzada de una estrella distante”.

“A finales de 2017, los científicos de un observatorio hawaiano vislumbraron un objeto que se elevaba a través de nuestro sistema solar interior, moviéndose tan rápido que solo podría haber venido de otra estrella. Avi Loeb, el principal astrónomo de Harvard, demostró que no era un asteroide; se movía demasiado rápido a lo largo de una órbita extraña y no dejaba rastro de gas o escombros a su paso. Solo había una explicación concebible: el objeto era una pieza de tecnología avanzada creada por una civilización alienígena distante”, dice el texto de la contratapa.

“En Extraterrestrial _agrega_, Loeb lleva a los lectores a la apasionante historia del primer visitante interestelar que se avista en nuestro sistema solar. Describe su controvertida teoría y sus profundas implicaciones: para la ciencia, para la religión y para el futuro de nuestra especie y nuestro planeta”.

Para la editorial, lo que nos propone Loeb es “un viaje alucinante a través de los confines más lejanos de la ciencia, el espacio-tiempo y la imaginación humana, Extraterrestrial desafía a los lectores a apuntar a las estrellas y pensar críticamente sobre lo que hay ahí fuera, sin importar cuán extraño parezca

Alan Lightman, autor del famoso libro Los sueños de Einstein, define al ensayo de Loeb como “provocador y emocionante, ya que nos pide que pensemos en grande y que esperemos lo inesperado”,