Consejos importantes para evitar que algo que se encendió de forma accidental se convierta en un incendio de grandes dimensiones.

Por Aguas Cordobesas.

“Todos los fuegos el fuego”, es el nombre de uno de los libros de cuentos más famosos de Julio Cortazar, título que, más allá de lo literario, nos ayuda a ilustrar el motivo práctico de esta nota para advertir que no todos los fuegos son iguales y, lo que es más importante: no todos se pueden apagar con agua.

Existen cuatro tipos de fuego y sólo uno de ellos se puede extinguir con el uso del agua. En el caso de los otros tres, utilizar el agua en el intento de sofocarlo puede ser muy grave.

Conocer las medidas de prevención para evitar incendios es importante, como también saber cómo protegerte a vos, a los demás y a los bienes. Acá te contamos lo que tenés que saber.

El uso de agua sólo es prudente para apagar fuegos de clase A: son los ocasionados por materiales sólidos que forman brasas, como el carbón, leña, madera, papel, telas, gomas o plásticos. 

Fuegos que no deben apagarse con agua

Cuando el incendio es ocasionado por líquidos combustibles, equipos eléctricos, o químicos, el agua es ineficaz para combatirlo. En la mayoría de los casos, el líquido se convierte en vapor, lo que provoca que los líquidos inflamables se desprendan y multipliquen. Siendo así, en lugar de minimizar su impacto, los recursos hídricos se convierten en el medio ideal para que el fuego se extienda, 

En caso de fuegos iniciados por electrcidad, grasa o aceite es conveniente utilizar el matafuegos.

Tres tipos de fuego que se apagan sin agua

De acuerdo a cómo se originó el incendio, será la forma en que podés combatirlo. Sacando los de tipo A, quedan los de tipo B, C y D, los que, de acuerdo a las Normas IRAM 3517, son los que pueden expandirse si se recurre al agua para frenarlos. Reconocerlos ayuda a saber cómo actuar, qué elementos usar, o si se debe recurrir a los bomberos de inmediato.

Los fuegos de tipo B son los fuegos sobre líquidos o gases combustibles tales como grasas, pinturas, aceites, ceras, solventes y otros. 

Aceite o grasa

Si al cocinar se quema la sartén, lo mejor es no arrojar agua directa. Lo ideal es cortar el oxígeno que alimenta el fuego, con una tapa, que no sea de vidrio. Mientras la llama es pequeña, se puede tirar encima un paño húmedo, sal o bicarbonato. Si llega a expandirse, lo más prudente es usar el matafuegos o alejarse de la zona y acudir a los bomberos. 

Gas o nafta

Uno de los orígenes del fuego más peligroso se hace presente en el gas y en la nafta. Además de propagarse con intensidad, este tipo de incendios es tóxico y el intento de controlarlo con agua sólo puede provocar una explosión. Ante esta situación, lo que se sugiere es abandonar el lugar y llamar a los bomberos.

Cuando un fuego se nos escapa de control, lo mejor es llamar urgente a los bomberos.

En caso de  peligro inminente, llamar a los bomberos al 0-800-888-38346 (FUEGO) de inmediato.

Incendios eléctricos

Los fuegos de clase C son aquellos que se producen sobre materiales, instalaciones o equipos sometidos a la acción de la corriente eléctrica, como tomacorrientes, transformadores en aceite, surtidores de combustibles, máquinas eléctricas, computadoras y otros.

Si la electricidad falla por una conexión deficiente, o un aparato eléctrico se sobrecalienta, se puede generar un foco de incendio. Cuando esto sucede, sólo se puede solucionar cortando la corriente eléctrica central. El agua es conductora de energía, por lo que el riesgo de utilizarla en la extinción es la electrocución.

Fuegos químicos

El cuarto tipo de orígen del fuego, y el menos habitual en un hogar, es el químico, denominado con la letra D. Estos son los que se originan sobre metales combustibles, como el magnesio, titanio, potasio, sodio, y sólo se pueden apagar con un extintor.

Ante un incendio, lo más importante es ser prácticos.

Seguí estos consejos para evitar que las llamas se expandan y extinguirlo cuanto antes. 

Seguinos en nuestras redes, mantenete informado y conocé más consejos:

Facebook / Twitter / Instagram