"En la primera temporada era más una víctima y aquí ya es un adulto que trata de hacer lo mejor que puede con lo que la vida le dio", contó Diego Boneta.

Diego Boneta, protagonista de la explosiva serie Luis Miguel que este domingo a las 21 estrenará en Netflix su segunda temporada, adelantó que esta vez interpretará una versión “más oscura y compleja” del cantante que “ya no será siempre el héroe de la historia y posiblemente hará entrar en conflicto al público con las decisiones que toma.

En la primera temporada era más una víctima y aquí ya es un adulto que trata de hacer lo mejor que puede con lo que la vida le dio“, contó Boneta, nacido en México hace 30 años, en una charla con Télam.

Después del suceso de 2018 que el propio actor definió como “inesperado”, esta segunda temporada revelará, en dos líneas de tiempo que van de la década del ´90 a los tempranos 2000, los altibajos que “El sol de México” enfrentó dentro y fuera de los escenarios en el pico más alto de su éxito.

Con Luis Miguel la realidad supera a la ficción con su vida“, dirá Boneta en la entrevista.

Sucede que después de una primera temporada que devela un camino a la fama de la mano de un padre violento y explotador, los siguientes ocho episodios mostrarán al personaje adulto, menos cándido y más temperamental, atravesando situaciones que podrían ser más propias de un culebrón: la búsqueda atormentada de su madre desaparecida, los entornos nocivos, las amistades oportunistas, los caprichos de la fama, la familia y la paternidad.

Al elenco liderado por Boneta se suman Óscar Jaenada, Camila Sodi, los argentinos Cesar Bordón y Macarena Achaga, Fernando Guallar, Pablo Cruz Guerrero, Juan Ignacio Cane, entre otros.

“Mientras más brilla el sol más oscuras son las sombras”