Los ex participantes hicieron un vivo de Instagram, en el que también contaron otros detalles de su paso por el reality.

Hace 20 años, la televisión argentina vivía una de las grandes revoluciones que atrajo a gran parte de la audiencia, marcando números que hoy parecen imposibles de alcanzar: Gran Hermano. Sin lugar a dudas, el ingreso de Diego Maradona a la “casa más famosa del país” fue uno de los hitos claves del segmento televisivo, no sólo por la visita sino porque ingresó un elemento que fue objeto de muchas hipótesis por ese entonces.

“Fuimos la sensación del momento. Ninguno de nosotros fue el ganador, pero sin dudas fuimos los dos exponentes de Gran Hermano 1 en Argentina”. Con estas palabras y sin pelos en la lengua, Tamara Paganini introducía lo que iba a ser un histórico “vivo” con Gastón Trezeguet, a quien no veía desde hacía años.

Fiel a su estilo, ninguno de los dos exparticipantes del reality se guardó nada sobre su experiencia en el programa y hasta incluso revelaron uno de los mayores misterios: ¿Qué era lo que había entrado Diego Maradona a la casa?

“Era la sal para el asado, pero hoy ¿quén te va creer que entró sal?”, reveló el ahora productor. Sin embargo, Tamara lo contradijo: “¿Vos me estás jod…? No entró sal. Se te mezcló, no sé qué te pasó”. Y amplió: “El Diego dejó caer la bolsa, ahí alguien dice ´alta tiza´, que supongo que habrá sido Fernando, pero cuando vemos empezamos todos a saltar porque eran puchos. Estábamos desesperados por fumar, fue la semana que fumamos té”.

Entonces, Trezeguet acotó: “Es que tiró las dos cosas, puchos y sal. Ahí viene mi confusión, porque en un momento me preguntan cómo sabía que era sal. Pero yo me acuerdo perfecto porque usamos la sal para ese asado que estábamos haciendo”. Y Tamara cerró: “Había 40 cigarrillos blancos, que como no eran de la marca que auspiciaba el programa, el Diego no podía entrar con eso. Entonces, después me entero que lo pararon en el túnel de técnica y vaciaron los dos paquetes de cigarrillos en una bolsita. Eso es lo que recuerdo yo”.

Por otra parte, se refirieron al famoso episodio entre ellos debajo de una mesa. “Pusimos un mantel y fuimos abajo de una mesa con algunos más, que no vamos a decir quiénes porque tampoco da ensuciar al mundo. Tengo un blackout y no me acuerdo qué hicimos”, describió misterioso Gastón. Y ella lanzó: “No vamos a contar acá lo que sucedía ahí abajo”.

Por último, Paganini habló sobre su alejamiento de los medios: “La mejor decisión que tomé para mi salud mental fue abrirme, no estar en ninguna novela. Porque salimos de ahí y nos ofrecieron grabar un CD, una novela, hacer teatro, tener un canal de televisión…la pregunta era ¿qué querés hacer? Y creo que lo mejor que hice fue volverme a mi casa. Después me salió el tiro por la culata porque era ´¿Dónde está Tamara?´ Generé algo sin darme cuenta”. Y cerró: “A mí se me fue de las manos, estaba aterrorizada, con ataque de pánico, no podía salir. No me bancaba tanta agresión, tanto manoseo. He pasado por cosas terribles y yo sentía que eso de eso tenía la culpa la tele”.

El año pasado, durante una entrevista que concedió a Hay que ver, Tamara había revelado cuál fue su peor momento después del reality. Con lo que ganó, había contado que le alcanzó para vivir durante tres años, hasta que llegó un momento en el que “no tenía un peso. Literalmente, no tenía para comer. Yo estaba viviendo con la Pato (Patricia Villamea, también participante de GH1) y lo único que había eran unas berenjenas que estaban medio podriditas. Me fui, Pato llegó a casa y cuando vuelvo le pregunto: ‘¿Y mis berenjenas?’ ‘Las tiré, estaban todas podridas’, me dijo. ‘Pato, es lo único que teníamos para comer’.Y ahí nos fuimos a la bolsa de basura a sacar las berenjenas, porque era lo único que teníamos”, había recordado.