El cantante fue acusado públicamente por su nieta, Frida Sofia, hija de la cantante Alejandra Guzman.

Enrique Guzmán se mostro conmovido por la denuncia de su nieta. Foto: Ventaneando.

El legendario pionero del rock and roll en español, el cantante mexicano Enrique Guzmán, de 78 años, fue acusado por su nieta Frida Sofía de abuso sexual cuando tenía 5 años.

Frida, influencer de 29 años y parte de una familia vinculada a los escenarios, dijo en una entrevista televisiva que Guzmán, exintegrante de la famosa banda Los Teen Tops, la tocó en sus partes íntimas cuando era pequeña.

Sofía es hija de la cantante Alejandra Guzmán y nieta de la famosa primera actriz de cine y telenovelas Silvia Pinal.

“Me manoseó desde los cinco años (…) Fue un hombre muy asqueroso, muy abusivo, siempre me daba miedo, me hizo cosas feas”, señaló al popular programa “De Primera Mano”, transmitido por la cadena Imagen Televisión, según la agencia de noticias italiana Ansa.

“Lo más asqueroso de todo” es que cuando estás tan chiquita te dicen: ‘Esto es lo que un abuelito le hace a su nieta que la quiere’ y a esa edad no tienes ni idea. No tienes conciencia. Entonces se vuelve algo normal. Por eso me callé, porque dije: ‘entonces yo estoy enferma o qué onda’?”, afirmó Frida.

Mientras que ni Silvia Pinal ni Alejandra Guzmán han reaccionado a las confesiones de Frida, que nuevamente ponen en duda la reputación de una de las familias más famosas del “show business” en México, el músico respondió de inmediato a las imputaciones y en tono irónico señaló que “seguramente soy un degenerado y enfermo”, al declararse preocupado por la “inestabilidad mental” de su nieta.

“Lo único que necesitamos es poder ayudarla. No puede mezclar Xanax (un ansiolítico) con alcohol y ponerse en el programa en el que está. Hay que ayudarla. Nada más”, afirmó el intérprete de “La Plaga”, tras lo cual continuó: “Lo que Frida necesita es una ayuda psiquiátrica y ojalá la encuentre”.

Guzmán se presentó en el programa Ventaneando, en donde-visiblemente conmovido- aseguró que nunca la tocó, que no sería capaz de algo así.

“En mi vida, en mi put* vida le he tocado un pelo a esa niña… No he podido tocar nunca a esa niña en mi vida, no tengo manos para poder tocar a una niña y menos lascivamente”, señaló.