Ganar, gustar y golear. No siempre un equipo consigue reunir los tres requisitos ideales para el hincha de fútbol. De ellos, sin dudas, el último es el más difícil de obtener y es una derivación de los dos anteriores.

Talleres, que este viernes abrió la fecha de la Copa de la Liga con un claro 3-0 sobre Unión, ha tenido actuaciones memorables a lo largo de sus 107 años, con partidos en que sus seguidores volvían roncos a sus casas después de una jornada con lluvia de goles.

A continuación repasamos las mejores y más inolvidables goleadas de Talleres a lo largo de más de un siglo.

En AFA

6-0 a Huracán de San Rafael de Mendoza (10 de noviembre de 1974). La frutilla del postre para una campaña memorable en el Nacional de Primera, cuando clasificó por primera vez a la instancia final del torneo. Gran producción de Oscar Fachetti, quien marcó cuatro goles. Se jugó en Instituto.

7-3 a Atlanta (19 de octubre de 1975). Para muchos, una de las mejores producciones del Talleres de la época de oro. Fue en la Boutique y los comentarios de la época hablaron de una sinfonía que bien pudo llegar a las dos cifras. Luis Ludueña, Ángel Bocanelli y Oscar Fachetti anotaron por partida doble, mientras que Antonio Rosa Alderete, la gran figura, anotó el restante.

6-0 a Bartolomé Mitre de Misiones (23 de noviembre de 1975). Otra gran labor de los años dorados y nuevo “concierto” en la Boutique, un mes más tarde de la anterior. Nuevamente Fachetti se destaca, esta vez con un triplete.

7-1 a Juventud Antoniana (20 de diciembre de 1978). Por el Campeonato Nacional, obtuvo otro de sus mejores registros. Gran tarde de José Omar Reinaldi, autor de cuatro goles en el Chateau.

8-2 vs Mariano Moreno de Junín (14 de marzo de 1982). El equipo que dirigía Ángel Labruna se despachó con una tarde pletórica en goles por el Campeonato Nacional de Primera División. Ese día, en el Estadio Córdoba, Carlos Manuel Morete se hizo presente con cuatro goles y hasta se dio el lujo de malograr un penal (se lo atajó Alfredo Pérez). Es la máxima goleada de Talleres en torneos de AFA.

6-0 a Argentinos Juniors (1º de septiembre de 1985). Sorpresiva paliza en cancha de Ferro, ante el equipo de moda y campeón continental. Tarde memorable de Mario Bevilacqua, autor de dos goles.

6-0 a Platense (1º de marzo de 1987). En el Estadio Córdoba, aplasta al Calamar por el torneo de Primera División 1986/87. Oscar Tedini anota tres goles de penal, mientras que Mario Bevilacqua, Claudio Chena y Daniel Valencia estructuraron el marcador final.

6-0 a Huracán Corrientes (13 de diciembre de 1997). Por el Nacional B, en barrio Jardín, se cristalizó la última gran goleada de Talleres, apoyada en una tarde magnífica del tucumano José Zelaya (foto), quien conquistó cinco tantos, la mayor cifra individual de jugador albiazul en AFA. 

En la Liga Cordobesa

9-3 a Lavalle (12 de mayo de 1935). La cifra más alta alcanzada hasta entonces, en un partido donde su piloto (el centrodelantero) Renato Manzzolli anotó un triplete.

9-2 a San Lorenzo (29 de abril de 1945). Lluvia de goles en la Boutique ante el equipo de los Turcos. Siete de los 10 jugadores de campo anotaron goles.

9-2 a Lavalle (15 de agosto de 1948). Otra vez en barrio Jardín aplastó a los sanvicentinos. Francisco Sena y Alfredo Calderón marcaron tres goles cada uno.

10-1 a Universitario (16 de abril de 1950). Con una delantera que era una máquina de hacer goles, alcanza por primera vez las dos cifras en un cotejo oficial. Rogelio Cuello se destacó con cuatro goles.

10-0 a Sportivo Belgrano (20 de mayo de 1951). En una tarde de inspiración de su delantero central Carlos Godoy (cinco goles), los albiazules sorprendieron con una paliza sin precedentes sobre los de San Francisco, un rival siempre difícil.

10-1 a All Boys (24 de marzo de 1974). Haciendo de local en cancha de Juniors, el conjunto que dirigía Ángel Labruna era una aplanadora en el torneo y los albos lo sufrieron como ninguno. Héctor “Chirola” Pignani se lució con cuatro tantos.

En amistosos

10-1 a la Selección de la Liga Catamarqueña (9 de julio de 1922). Un baile a domicilio en el que por primera vez alcanzó la decena de goles. Era época de jugadores amateurs.

10-1 a Central Argentino de Villa María (3 de abril de 1947). En años en que los goles se anotaban por montones, otra vez llegó a 10 en una visita al interior cordobés. Pedro Gordillo fue imparable al anotar la friolera de siete goles, la mejor marca para un jugador de la “T”.

10-4 a Talleres de Río Cuarto (23 de septiembre de 1951). Una notable goleada en otra excursión por el sur cordobés.

11-1 a Universitario (5 de abril de 1953). Una inesperada paliza en partido amistoso de pretemporada disputado en barrio Jardín. Es hasta hoy la mejor marca conseguida por Talleres en su historia. El arquero rival era Norberto Spángaro, uno de los mejores en su puesto para la época.