En Algo por la Suquia, José Luis Jiménez es no vidente y consiguió el bronce en Pekín 2008. “Cuando tenía 20 años manejaba una moto, un amigo me iba guiando. Una locura, me la sacaron dos veces y nunca choque”

En la tarde de Algo por la Suquia, conducido por Matías Barzola, se conoció la particular historia de un cordobés. Es no vidente y fue medallista de bronce en los Juegos Olímpicos de Pekin 2008 con la Selección de Argentina, mejor conocida como “Los Murcielagos”. 

Conocido por los amigos del barrio como “José de Avellaneda”, relató su vida entre la gloria del deporte y las adicciones que lo alejaron. Con 33 años de edad, cuenta que a los 5 años perdió la vista y su pasión por el fútbol lo llevo con el tiempo a ser parte de la Selección Argentina.

“Soy fanático de la Mona Jiménez, es un sentimiento especial por él. Voy cada fin de semana a verlo, es más en su momento vivía en Buenos Aires y me escapa para ir verlo”.

Como una anécdota insólita, relató que cuando tenía 20 años, ya siendo parte de Los Murcielagos, le gustaba salir a manejar una moto por las calles Córdoba. “Fue antes de ser padre, salía con un amigo que me iba guiando. Una locura total, era un inconsciente, salía alcoholizado. Me la quitaron a la moto dos veces”.

 Asimismo, José detalló su distanciamiento del fútbol a causa de las adicciones. “Hace tres años que no consumo, pero tuve 15 años problemas con las drogas. He tenido problemas delictivos por robos al mismo tiempo que jugaba en Los Murciélagos. Me arrepiento de no haber tenido esa conducta”, puntualizó.

Escucha la nota completa: