Ocurrió un 20 de abril de 1994 en la ciudad de Salta, en el estadio de Gimnasia y Tiro. Hizo jueguitos con una naranja y apoyo a unos docentes que protestaban.

Pasaron 27 años de una noche que quedará guardada en la memoria de unos cuantos miles de personas que presenciaron un hecho que con el paso del tiempo se volvió imborrable. La última vez que Diego Armando Maradona pisó un estadio argentino defendiendo los colores de la Selección.

Un 20 de abril de 1994, el “10” viajaba junto al plantel argentino a ciudad de Salta para disputar un partido amistoso ante Marruecos en la previa del Mundial disputado en Estados Unidos, donde fue la despedida oficial de Diego retirandose de la mano de una enfermera luego de jugar con Nigeria.

En aquellos tiempos, la Selección dirigida por el “Coco” Basile no salía mucho al interior del país. La ciudad de Salta terminó siendo la tercera luego de visitar Rosario y Mar del Plata.

Quienes presenciaron aquella noche de miércoles advierten una típico día de otoño con temperaturas bajas donde más de 30 mil personas colmaron el nombrado “Gigante del Norte” perteneciente al Club Gimnasia y Tiro de Salta el cual reinauguraba el estadio con nuevas refacciones. 

El resultado anécdotico ante Marruecos fue un 3 a 1 en favor de la albiceleste que contó con los tantos de Abel Balbo, Hugo Leonardo Pérez y el propio Diego Maradona marcando desde el punto del penal.

Una perla de la noche fue el delirio de los salteños luego que Diego  tomará una naranja para hacer unas “pataditas” teniendo al árbitro muy cerca de él. Aquella noche inolvidable terminó cuando Maradona se retiró del campo ovacionado siendo reemplazado por el “Burrito” Ortega.

Otro dato de color que sucedió durante esa última gira por suelo argentino con la Selección fue las declaraciones del astro con respecto a una protesta de docentes salteños quienes reclamaban por las calles muy cercano a donde concentraba el plantel.

“Me parece que deben seguir protestando hasta que la educación en la Argentina sea buena, porque creo que en Argentina las cosas básicas no existen”, afirmaba Diego ante prensa mientras saludaba y apoyaba a los docentes que terminaron siendo reprimidos por la Policía.