El plantel decidió suspender la práctica.

El plantel de Colón de Santa Fe no realizó hoy la práctica que tenía prevista en la mañana debido a la “apretada” que llevó a cabo el martes una veintena de integrantes de una de las facciones de la barra brava, pese a lo cual el club no realizó la denuncia policial.

El equipo que conduce Adrián Marini, que debe jugar el lunes ante Argentinos Juniors, atraviesa momentos de incertidumbre debido a la irrupción de hinchas violentos, que llegaron con la intención de pedirles a los jugadores “más compromiso con el club, alguna colaboración de dinero e indumentaria”, según un informe policial.

Los barras que se hicieron presentes pertenecen al sector llamado “Los de siempre”, que antes del partido ante San Lorenzo colocó una bandera con la leyenda “Con Colón no se jode”, que fue retirada antes del inicio del juego.

La Unidad Regional Uno de policía informó que ayer por la tarde agentes de la ciudad de Santo Tomé, donde se sitúa el predio “4 de Junio”, concurrieron ante un llamado al 911 y entrevistaron al jefe de seguridad de la institución, quien informó sobre el ingreso de unos 20 barrabravas que abordaron a los jugadores.

“Les pidieron más compromiso con el club, alguna colaboración de dinero y ropa deportiva, para luego retirarse del lugar sin producir ningún tipo desmanes”, fue el relato del encargado de la seguridad a la policía, que no recibió denuncia del club “sabalero” por el hecho.

Representantes del plantel rojinegero se comunicaron con Futbolistas Argentinos Agremiados para solicitar su intervención, como ocurrió cuando otros planteles sufrieron amedrentamientos o agresiones, por ejemplo el de Aldosivi de Mar del Plata, semanas atrás.

La relación de Colón con Agremiados tiene un pésimo antecedente, ya que el plantel no se presentó a jugar -por falta de pago- ante Atlético de Rafaela en el Torneo Final de 2013 debido a que Sergio Marchi, titular del gremio, aseguró que el partido sería reprogramado, pero todo terminó con el descuento de puntos que desembocó en el descenso de categoría.

Ahora los jugadores “sabaleros” pretenden que el gremio que los representa realice gestiones que garanticen su libertad de trabajo, al margen de la suspensión de la práctica prevista para hoy, que según voceros del plantel fue avalada por Agremiados.

El clima en Colón fue enrareciéndose a medida que avanzaba la temporada debido a los malos resultados, que colocaron al equipo en la 25ta. colocación de la tabla y casi sin chances de clasificar a la Copa Sudamericana.

Hasta el momento ningún dirigente de la institución santafesina se pronunció sobre el apriete de los barrabravas y tampoco hubo comunicación alguna en las redes sociales. (Télam)