Foto: Presidente de Huracán las Heras/Entrenador herido.

Rafael Giardini rompió el silencio tras la balacera durante el partido, que dejó como resultado un entrenador herido.

El presidente de Huracán Las Heras, Rafael Giardini, aseguró hoy que no tiene “ganas de seguir” al frente de la institución tras el episodio de violencia que afectó al entrenador del equipo pampeano Ferro de General Pico, Mauricio Romero, quien fue herido cuando se desató una balacera entre miembros de la barra del club mendocino.

“No tengo ganas de seguir. En lo absoluto. No hay fuerzas”, sentenció el máximo dirigente del “Globo” mendocino.

Contra esto no podés luchar. Después de un año difícil, como lo fue por la pandemia, tenemos al club medianamente ordenado. No es que tenemos problemas internos permanentemente”, continuó.

Vivir lo que vivimos ayer, creo que no tiene ninguna explicación. Todo lo que podamos agregar está fuera de contexto. Lo que digamos no alcanzará para reparar el daño que se le ha hecho a Huracán porque es una cosa que supera lo normal”, señaló hoy el dirigente en diversos medios de Mendoza.

El director técnico de Huracán Las Heras de Mendoza, Darío Alaniz, en tanto, definió como “una locura” lo ocurrido el domingo con su colega, Mauricio Romero.

“Cuando pasan estas cosas te preguntás qué hacemos acá, pero es nuestro trabajo, para lo que nos preparamos y lo que nos gusta”, dijo esta mañana el entrenador del “Globo” mendocino en diálogo con C5N.

Agustín Díaz, futbolista de Ferro de General Pico, por su parte, catalogó a lo ocurrido como un “atentado” y reconoció que tuvieron que “escapar de las balas” que ingresaron en el campo de juego.

“Parecía un atentado y tuvimos que escapar de las balas en el medio de un partido que hasta ese momento era tranquilo y normal”, declaró Díaz en diálogo con ESPN.

Roberto Munives, jefe de la Policía, habló sobre los hechos de violencia de ayer y al respecto comentó que los disparos se hicieron “afuera del estadio” y no en la zona de las tribunas, en sentido contrario a lo que dijeron los futbolistas y entrenadores que corrieron para escapar de la balacera.

“Todos los videos y los testimonios aducen que los tiros fueron afuera del estadio, el impacto al DT de Ferro podría haber venido desde el exterior”, comentó.

En un primer momento hubo 8 aprehendidos, después se sumó uno más, se trabaja en qué grado de participación tuvieron. Con el último detenido hay indicios de una posible imputación”, continuó en diálogo con Radio Mitre de Mendoza.

Mauricio Romero, reconocido exzaguero central que jugara en Lanús, Colón y varios clubes del fútbol mexicano, fue herido el domingo durante el transcurso del partido que su equipo, Ferro de General Pico, jugaba en Mendoza frente a Huracán Las Heras, cuando se desató una balacera entre miembros de la barra local y un disparo lo lastimó en la axila izquierda.

Por estos incidentes se decidió la suspensión del partido que el equipo mendocino ganaba por 3 a 1, a los 33 minutos del segundo tiempo, por la trigésima y última fecha de la Zona A del Torneo Federal A, que otorga dos ascensos a la Primera Nacional.