Las campañas de "desprestigió" habría alcanzado hasta el propio Linoel Messi.

Este lunes, la Policía catalana detuvo al expresidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu, acusado de encabezar una campaña de “desprestigio” contra los rivales políticos que tuvo su gestión.

Asimismo, las autoridades allanó las oficinas del club en el Camp Nou en busca de documentación relacionada.

Además de Bartomeu, fueron detenidos Óscar Grau, exdirector general del club, y Román Gómez Pontí, responsable de los servicios jurídicos.

Cabe recordar que, durante la gestión de Bartomeu entre 2014 y 2020 se sospecha de campañas de desprestigio donde se creaban estados de opinión en redes sociales, mediante cuentas que defendían o apoyaban al ex presidente y su comisión. Los rivales políticos alcanzaban hasta jugadores como Messi y Piqué.

De este modo, la detención se realizó bajo los cargos de administración desleal y el de corrupción entre particulares. Según los medios españoles la “inversión” de este tipo de campañas alcanzaba el millón de euros