Pidieron investigar a Guillermo Coppola, y otros miembros del entorno del futbolista, como Omar Suarez y Gabriel Buono.

El juez federal Julián Ercolini resultó sorteado hoy para intervenir en una denuncia presentada por supuesta trata de personas con fines de explotación sexual contra personas allegadas al fallecido astro del fútbol Diego Maradona, en relación a los dichos de una mujer cubana que relató su vínculo con el deportista cuando tenía 16 años y un viaje que realizó junto a él a la Argentina en una entrevista a un canal de TV de Miami.

La denuncia de la Fundación por la Paz y el Cambio Climático había sido radicada ayer ante la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex), pero el organismo la envió a sorteo en los tribunales federales de Comodoro Py 2002, según informaron a Télam fuentes judiciales.

La denuncia quedó a cargo de Ercolini, quien dará vista a la fiscalía para que resuelva si corresponde o no impulsar una investigación.

La Fundación denunció a integrantes del entorno del futbolista fallecido el 25 de noviembre de 2020 por presunta violación al artículo 145 bis de la ley contra la trata de personas.

Esa norma establece que “será reprimido con prisión de cuatro a ocho años el que ofreciere, captare, trasladare, recibiere o acogiere personas con fines de explotación, ya sea dentro del territorio nacional, como desde o hacia otros países, aunque mediare el consentimiento de la víctima”.

En la denuncia se alude al episodio de la visita a la Argentina en 2001 de la adolescente Mavys Álvarez, que actualmente tiene 36 años, quien esta semana relató los sucesos en una entrevista televisiva esta semana al canal América TV de Miami.

El titular de la Fundación, Fernando Miguez, pidió investigar a Guillermo Coppola, y otros miembros del entorno de Maradona como Omar Suarez y Gabriel Buono.

Miguez se refirió a una “aberrante situación” e hizo hincapié en el viaje que en noviembre de 2001 hizo Álvarez siendo menor de edad a la Argentina desde Cuba, junto a Maradona.

Maradona conoció a Álvarez durante su permanencia en Cuba para realizar un tratamiento por su adicción a las drogas.