La Policía lo interceptó intentando cruzar el puente Sarmiento de la capital cordobesa en sentido contrario.

El arquero de Club Atlético Belgrano, Carlos Franco, quedó imputado por violar el aislamiento social, preventivo y obligatorio a raíz de la pandemia del coronavirus, tras ser interceptado por la Policía intentando cruzar el puente Sarmiento de la ciudad de Córdoba circulando en un automóvil a contramano.

Tras ser interrogado, las autoridades determinaron que el portero de 28 años no contaba con el permiso de circulación, por lo que quedó detenido, y hallaron en el vehículo una piedra con 2 gramos de cocaína, lo que se considera dentro de los límites del consumo personal.

Tras ser liberado, Franco quedó imputado por el incumplimiento de la cuarentena.