El Comité Olímpico Internacional (COI) rechazó los rumores sobre su cancelación a causa de la gravedad de la situación sanitaria por la pandemia de coronavirus.

El Gobierno de Japón ratificó hoy la celebración de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 que deben comenzar el 23 de julio próximo, al tiempo que el Comité Olímpico Internacional (COI) rechazó los rumores sobre su cancelación a causa de la gravedad de la situación sanitaria por la pandemia de coronavirus en el país asiático y en el resto del mundo.

Estoy decidido a organizar unos Juegos seguros mientras colaboramos estrechamente con el gobierno metropolitano de Tokio, el comité organizador de los Juegos y el COI“, dijo hoy el primer ministro de Japón, Yoshihide Suga, presente en una sesión de la cámara alta del Parlamento nipón.

Suga reiteró que los Juegos deben servir “como prueba de la victoria de la humanidad contra el Covid-19, el mismo mensaje que las autoridades japonesas vienen dando desde que en marzo último se pospuso por un año el desarrollo del evento.

Por su parte, el COI comunicó que la noticia anunciada por el diario británico The Times, replicada por numerosos medios, no era cierta. “Circulan informaciones que aseguran que el Gobierno de Japón ha concluido de forma privada que los Juegos de Tokio deberán ser cancelados a causa de la pandemia de coronavirus. Esto es rotundamente falso“, remarcó el Comité Olímpico Internacional.

El periódico inglés publicó ayer una información que señalaba que el Ejecutivo japonés habría llegado a la conclusión de que celebrar los Juegos entre el 23 de julio y el 8 de agosto próximos era imposible, a partir de fuentes de la coalición gobernante.

La ministra nipona a cargo de los Juegos, Seiko Hashimoto, también desmintió esta información en declaraciones realizadas hoy a los medios de su país.

Desde el Gobierno de Japón haremos todos los esfuerzos hacia la realización de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos. Japón está haciendo todo lo posible por controlar la pandemia y tomando las medidas necesarias para celebrarlos“, afirmó Hashimoto.

Además de movilizar gente de todas partes del mundo, con la complejidad que eso implica, los organizadores de la máxima cita deportiva necesitan garantizar que se hagan todos los clasificatorios que restan y vacunas para unas 40.000 personas acreditadas a los Juegos Olímpicos, algo que parece difícil de concretar en los pocos meses que quedan para la fecha inaugural de Tokio 2020.