Reviví la primera entrevista con Cristian Amato desde que comenzó la pandemia, en exclusivo por Suquia Plus.

Cristian “El Loco” Amato es uno de los artistas más extrañados por su público desde que se suspendieron los shows con público a causa de la pandemia.

Su último show fue en Atenas el viernes 6 de marzo de 2020 y desde entonces fueron contadas sus apariciones públicas.

Días atrás “El Loco”, dialogó telefónicamente con Noelia Polizze y Emeterio Farías en el bloque “El living del Tío Cacho” que entrevista todos los lunes a artistas del cuarteto a través de Suquia Plus 98.9.

“Para mi es muy valiosa esta nota para poder reencontrarme a través de la radio con gente muy querida que hace muchísimo que no veo” comenzó diciendo Amato.

Con respecto a la pandemia y su actual actividad:

“Nadie estuvo preparado para esta pandemia, pero yo siempre estuve preparado para reinventarme a nivel laboral. Estoy de amo de casa, realizo muchas tareas del hogar. Y en cuanto a lo económico me tuve que reinventar, hacer tareas que no son de público conocimiento, hasta ayudar a pintar lo he hecho y eso me ayudó a salir adelante. Obviamente estoy golpeado por toda la situación igual que todo el mundo

En cuanto a la parte musical, que es lo que uno ama y he trabajado en eso durante 24 años, trabajo con mi productora, con Gustavo Farías vamos haciendo lo que podemos, videos clip como para estar presentes. Para mi el streaming no era algo para hacerlo mientras siga la pandemia, a lo mejor en la postpandemia si. De todos modos yo soy de la vieja guardia, de los shows al estilo Ritmo Punta, que se pasaban los domingos al medio día y los podías disfrutar en familia, gratis para todo el mundo”

¿Tenés una relación especial con Atenas?

Soy del barrio, crecí en General Bustos, y conozco todo del club Atenas. Yo de chico no era de seguir una banda, si no de ir independientemente quien estaba.

La ronda, o la pista era algo característico. Cuando volví me costó que la gente se prendiera a hacer la pista, yo respeto las nuevas tendencias de los jóvenes pero también siendo parte de la historia del cuarteto intento en mis shows que esa pista tradicional no se pierda.

Cuando era chico jamás me le acerqué a ningún cantante, pero si me gustaba pararme al lado del escenario a ver lo que hacían los músicos. A veces entraba gratis a los bailes porque jugaba al futbol con uno de los encargados del club, y me acuerdo que mi gran gusto era ver como se preparaban los músicos, como se armaba el escenario, y todo eso.

¿Cómo viviste la época dorada de Trilogía?
Esa etapa fue la gran base sobre lo que se hizo después. En esa época uno no se da cuenta de lo que está viviendo en medio de la vorágine de los shows. Fue también una época difícil porque se nos fue el 10, se nos fue Manolo y eso no fue fácil en lo emocional para nosotros.
Tuve el privilegio que se hiciera el segundo reencuentro con Gary y estar presente ahí. Se grababa “Solo por Maldad” esa noche y no sabes el julepe que tenía. Lo mío era como un fan cantando. A los 4 meses de entrar a Trula estaba grabando con Gary y no lo podía creer, y ahí es cuando me cayó la ficha de lo que estaba haciendo y fue muy groso pisar por primera vez el escenario de Atenas.

¿Cómo fue dar el salto a La Fiesta?

Armar La Fiesta fue un salto al vacío, era muy difícil revolucionar o evolucionar en la manera de hacer cuarteto en esa época. Como lo que hizo Jean Carlos que revolucionó la escena del cuarteto al fusionar el cuarteto con el merengue. Gracias a Dios a La Fiesta le fue bien, y en el lapso de un año logramos posicionarnos como número uno. Eso fue una alegría muy grande para mi profesionalmente. Hice las veces de dueño con La Fiesta pero no me hallé, me costaba eso de ser dueño y sentía que no lograba transmitir lo que quería cuando cantaba, así que me dediqué más como empleado a la parte musical de La Fiesta. Tuvimos grandes logros, como siempre hablamos con Gustavo, que la tercera etapa con La Fiesta fue algo glorioso, cuando hicimos el Kempes y eso fue algo soñado y guardado para siempre en el corazón.

Emeterio Farías, recordó una noche particular, cuando comenzó a gestarse “El Loco” y dio un salto distintivo en su carrera:
“Hubo una época que había muy poca gente, había menos de mil personas en el Deportivo y cuando terminaste la selección seguiste cantando a capella unas 10 canciones y la gente se volvió loca, te acompañó mientras cantabas con los encendedores prendidos, y me acuerdo que subí al escenario y reconozco que fui torpe con los dos cantantes que te acompañaban pero te dije por micrófono: “esto es lo que quiere la gente, la gente paga para verte cantar a vos” y creo que te lo habían demostrado en ese momento” cuenta el Tío Cacho.

Y agregó Amato: “En esa época era muy difícil, estábamos buscando el norte. Y me acuerdo que le pedí permiso a los dueños de La Fiesta en ese entonces, para hacer algo en las pausas, que por entonces se respetaban mucho. Recuerdo que después de que subiste al escenario, me dijiste eso y nos fundimos en un abrazo. Y ahí cambió todo, ahí nació El Loco”.

Y prosigue el Tío Cacho: “15 días después hubo otro baile y había el doble de gente y así se fue levantando. Por eso hablé con Gustavo, para comentarle mi idea de que el escenario del Deportivo llevara el nombre de Cristian Abel Amato. Y por eso pusimos ese escenario a nombre tuyo Cristian”.

Lo que todos quieren saber: ¿Cuándo vuelve El Loco a los escenarios?

Honestamente hemos charlado muchísimo del tema con Gustavo, y más allá de la opinión de él, en lo personal no considero optimo volver ahora por las cuestiones de salud. A mi lo cibernético me cuesta mucho, se me corta hasta para mandar un audio y por eso hacer un streaming es algo que se me complica mucho. Ahora está todo el tema de la vacunación, y no me quiero meter a opinar de eso, pero me parece mejor esperar. A nivel musical no doy más de las ganas de volver a tocar, pero prefiero esperar a que pase todo esto. Estoy ansioso de volver, pero cuando se pueda.

No quiero hacer algo y que algún amigo mío del baile se contagie por ir al show, o incluso hacer un show, contagiarme y contagiar a mi familia. No doy más de la ansiedad por volver pero por el momento siento que no se puede.

Económicamente estamos complicados, no es que tomo esta decisión por que estoy rodeado de lujos. Yo soy un hombre común que voy al supermercado y me piden fotos e incluso ha venido gente a verme en plena cuarentena y me ha pedido sacarme una foto y con todo el dolor en el alma le he tenido que explicar que no se puede. Lo que más quiero es que todos estén sanos y no exponer a mi familia. No me quedaría tranquilo en mi consciencia si contagio a alguien.

Yo tengo una relación con la gente que va al baile que es más que abrazarnos y tomar un fernet, hemos discutido también, somos familia. Entonces me encanta tener la oportunidad de decirles a todos ellos que cuando se pueda volver yo voy a volver.

Reviví la entrevista completa!